Entrada destacada

El hombre oso

va  Y conocí a una hermosa mujer de nombre Sofía, que era torturada constantemente por un demonio que la acompañaba.  Le pregunte do...

lunes, 18 de julio de 2011

EL DEMENTE

EL DEMENTE SE REÍA SOLO EN SU HABITACIÓN MIENTRAS OBSERVABA POR LA PEQUEÑA VENTANA EL TRAFICO PESADO QUE APENAS SE MOVÍA POR LA AVENIDA QUE SE EXTENDÍA  ABAJO  Y SE DIJO PARA SI MISMO, "EL TIEMPO Y EL ESPACIO SON RELATIVOS, SOBRE TODO CUANDO HAY COMPROMISOS QUE ATENDER, CITAS A LAS QUE NO SE PODRÁ LLEGAR, POBRES LOCOS INTENTANDO CORRER O VOLAR CUANDO NO HAN APRENDIDO A CAMINAR, MUCHO HAN DE PADECER ANTES DE COMPRENDER QUE SU LOCURA CONSISTE EN NO SABER CUALES SON SUS LIMITACIONES Y CUAL ES SU VERDADERO LUGAR DENTRO DEL INMENSO UNIVERSO.


EL DEMENTE RECORDÓ A LOS GRANDES MAESTROS Y SE DIJO; VANAS SUS PALABRAS Y ACCIONES HAN SIDO PORQUE JAMAS APRENDIMOS A TRATARNOS COMO HUMANOS, SEGUIMOS LAS MALAS SENDAS SIN ATENDER SUS LLAMADOS, SI TAN SOLO ALGUNOS HUBIERAN IMITADO A JESÚS EL CARPINTERO, A BUDA Y SAN FRANCISCO EL MUNDO SERIA MUY DISTINTO, PERO SON NUESTROS EGOÍSTAS PENSAMIENTOS LOS QUE NOS HAN ENCARCELADO Y NUESTROS MIEDOS HAN FORMADO GRUESOS MUROS EN TORNO A NUESTRA PRISIÓN .

    Sus pensamientos eran como un laberinto en el que no encontraba la salida, sus recuerdos un torbellino que arrastraba sucesos de la infancia, la juventud, la madurez en la que fue hospitalizado contra su voluntad porque le diagnosticaron esquizofrenia aun cuanto sus vida productiva era normal y no había cometido ningún acto violento, tal vez fue la obsesión de contar sus aventuras amorosas que les parecieron fantasías a familiares y amigos, tal vez fue la oportunidad para despojarle de su herencia, de las tierras y el oro depositado en la caja fuerte de la residencia que fue de los abuelos y de sus padres.
    Después de dos años y ocho meses recluido en ese nosocomio ya estaba perfectamente adaptado a su rutina, a los exámenes periódicos, a las entrevistas, ingerir tranquilizantes, dormir mucho, caminar por el jardín, ver películas en la sala de TV, jugar cartas o lotería y contar sus historia a los psicólogos siempre interesados en descubrir la causa de su mal y procurarle alivio. 
  
   Nadie me cree que tuve una amante a la que conocí en un salón de baile, no creen ni siquiera que yo frecuentara un lugar como esos porque mi carácter y mi forma de comportarme en el trabajo era demasiado serio, estricto, introvertido incluso, como para imaginar que pudiera asistir a un salón y sacar a bailar desconocidas, entablar amistad con alguna de ellas y mucho menos convertirla en amante, así que supusieron que estaba yo imaginando cosas, que estaba perdiendo la cordura.

   Cuénteme algo de esa amante, su nombre, sus características físicas y como fue que entabló una relación tan intima con ella.

Una tarde después de trabajar pase por la oficina de correo para dejar una correspondencia, notas para mi editor, al salir de esa oficina escuche música de orquesta en vivo al otro lado de la calle, era una melodía que me era bien conocida y que cuando joven baile con mis amigas, eso me impulso a indagar quien la interpretaba y de esa forma di con el salón de baile donde se efectuaban tardeadas para gente mayor o de la tercera edad como ahora califican a los que ya entrados en años les parecen demasiado viejos. 
Me informaron la hora y los días que se efectuaban las tardeadas, el costo de entrada y que tocaban orquestas muy buenas, sobre todos los días domingos desde las cinco de la tarde a las diez de la noche, pero también los jueves se ponía de ambiente, muchas señoras soltera y  aun casadas aficionadas al baile asistían con frecuencia. 
Me dieron un folleto  y lo guarde en una de las bolsas del saco, probablemente en ese momento me sentí animado a ir a ese lugar simplemente para escuchar música de cuando era yo joven, pero no pretendí hacerlo pronto, mis ocupaciones en ese horario no lo permitían.
Sufrí un accidente unos meses después, durante mi recuperación fui visitado por amigos y familia, la terapia me mantuvo fuera de mi trabajo y cuando ya estaba casi del todo restablecido un día me puse el mismo saco para salir, ahí en la bolsa estaba el folleto, lo observe y decidí ir al salón, no había ningún impedimento.
El lugar constaba de dos pisos, de la parte alta podías observar la pista de baile, bastante amplia porque los propietarios o administradores sabían que esa pista aunada la ejecución de música de antaño era su principal atractivo. Por supuesto que hacían pausas en las que se vendía cerveza y otras bebidas, pero debo de aclarar que jamas vi a nadie embriagarse, los clientes eran ante todo aficionados al baile. 
    Fui en varias ocasiones y poco a poco me fui animando a bailar, no era tan torpe, rápidamente adquirí cierta destreza y eso me hizo ganar mayor aceptación entre las damas que ya me ubicaban como un frecuente visitante.   Normalmente llegaba temprano para tener lugar en la parte alta, desde ahí observaba durante la primera tanda de baile a las parejas y si alguna mujer me llamaba la atención la buscaba en la siguiente tanda para solicitarle que bailara conmigo.  En una de esas ocasiones se presentaron tres mujeres elegantes, nunca antes las había visto, una de ellas me llamo poderosamente la atención, era alta, delgada, buena figura, piel blanca, ojos rasgados, café claro, pero castaño y muy altiva, destacaba fácilmente en la multitud. Recuerdo que vestía una falda negra y una blusa naranja con accesorios del mismo color combinados con oro, se notaba que no era de clase humilde y no acepto salir a bailar con nadie en la primera tanda a pasar que varios fueron los que le invitaron.
En la segunda tanda baje e invite a bailar a una de sus amigas, me hice lo mas agradable que pude y en la segunda tanda hice lo mismo con la otra acompañante de quien realmente me interesaba, la idea fue que ella le dieran primero buenas referencias mías para que ella aceptara mi invitación ya que continuaba rechazando a quienes le solicitaban. 
 La estrategia dio resultado, en la tercer tanda la invite a salir a la pista conmigo y ella acepto con una sonrisa que me cautivo. Entonces si puse todo mi empeño en impresionarla, contando chistes mientras bailábamos, contando en que trabajaba, preguntando y siendo lo mas amable que se me podía ocurrir, ya había pedido al mesero que atendía su mesa que sirviera cualquier cosa que ellas pidieran y o cargara a mi cuenta, total que estaba decidido a ganar la amistad de Lourdes, que ese era su nombre y que no imaginaba en ese momento importante que sería en mi vida. 
Por supuesto que hicimos una cita para vernos nuevamente en el salón y convivir, lo cual se repitió durante varias semanas y eso me hizo que abandonara cualquier pretensión de retornar a mi antigua rutina, el trabajo paso a ser cosa secundaria, lo principal era tener libre el horario para asistir al lugar donde convivir con ella, eso me hacia muy feliz y me emocionaba pensar en la próxima reunión. 

   En una ocasión estuvimos hablando de mi viaje a Estados Unidos con la pretensión de estudiar, entonces me pregunto si hablaba ingles, le dije que no lo practicaba desde hacia mucho tiempo pero si podía expresar cualquier cosa cuando me era necesario, se alegró mucho y me dijo que estaba invitada a una fiesta con una amiga que tenia un pretendiente norte americano, el cual no hablaba nada de español, ella normalmente servia de interprete, pero algunas veces le resultaba acomodo y yo le podría auxiliar en casos en los que es mejor entenderse entre hombres, ya sabes, temas en las que las mujeres no somos muy expertas que digamos. Eso resulto en que yo fui invitado a la fiesta, la pasamos de maravilla, me entendí a la perfección con el pretendiente de su amiga pero no falta un frijol en el arroz, un hombre joven empezó a insistir en sacar a bailar a Lourdes y ella se molesto ante la insistencia un tanto agresiva, tuve que interponerme y casi salimos a golpes, afortunadamente los amigos de el lo contuvieron, pero inesperadamente eso me gano puntos en el aprecio que ella me tenia, de tal forma que poco a poco nos fuimos haciendo mas cercanos hasta que una noche después de bailar me dijo que deseaba ir a mi casa.  Ya te imaginaras lo que sentí, eso era un sueño hecho realidad, esa mujer ya me traía cautivado, todo me gustaba de ella, era increíble que algo así me estuviera sucediendo a esas alturas de mi vida. 

   Hay una canción que dice que el sexo con amor es perfecto, bueno yo te aseguro que eso es verdad, nada se compara con una relación en la cual el amor se combina con relaciones sexuales sin limites, donde complaces y te complacen porque lo mas importante es gozar, compartir, disfrutar al máximo de una relación donde no hay un compromiso establecido, pero se siente la union que no ha de romperse fácilmente.
Fueron tardes y noches en las que cambiamos el baile por el sexo desatado, por el amor sin limitaciones, por besos, caricias, recorridos vibrantes de dos cuerpos y dos almas que se funden en un crisol de pasiones, en concierto de fantasías que se hacen realidad y encontramos lo que pocos alcanzan, la felicidad suprema de entregarse sin reservas, de recibir sin restricciones, desgastando hasta el limite nuestras aspiraciones entre aquellas habitaciones que resultaban el refugio perfecto para el fuego que encendimos desde el primer encuentro.
cada cita era un creciente anhelo que se convertía en exploración de  fantasías, en explorar la resistencia, en buscar algo nuevo, excitante, mágico y ciertamente lo encontramos, lo vivimos, lo experimentamos en cada instante, en nuestros cuerpos impregnando los espacios de calor y de ternura, de pasión y locura, tal vez en este punto fue cuando despertamos la envidia y cuando se abrió la posibilidad de destruirnos por quienes vieron mi falta de cuidado de los asuntos que mantenían mi estatus social y económico.

  La risa, los gemidos de placer, los espasmos vaginales, el grito que anuncia la culminación de múltiples orgasmos , la repetición de un acto que nos conduce fuera de este universo donde un océano de erógenas galaxias se ha formado y se convierte en obsesión, fracturando la  existencia rutinaria y falta de emociones, entonces te das cuenta que la vida tiene sensaciones y experiencias, elementos que jamas hubieras imaginado. Difícil es contenerse, eres un adicto a esa piel, a esos modos de amar, a sus besos, al calor de su cuerpo, sus movimientos, gestos, miradas, voz y deseos, un esclavo de tus propios instintos, el generador de nuevos principios, el creador de placeres que se transforman en un caleidoscopio de excitación que se refleja al infinito. 

El Psiquiatra apago la grabadora y en tono serio dijo:  Muy bien, estoy impresionado por lo bien que recuerda muchos detalles de esa  mujer y de como se fue dando su relación, pero hay algo que no comprendo; usted no sufrió accidente alguno, no estuvo ausente en sus negocios o trabajo ni se tiene información de que visitara un salón de baile que al parecer jamas ha existido en la dirección que señala, tampoco han localizado a esa mujer con la que mantuvo larga e intima relación  ¿como lo puede explicar?

   El demente permaneció en silencio, como si buscara las respuestas en su laberinto mental, en su torbellino de recuerdos y simplemente dijo : No se. 



En la siguiente sesión el Psiquiatra pregunto al paciente si recordaba algunos otro detalles de su relación amorosa con la dama que no habían localizado y dijo que no, pero que se acordaba de otra mujer morena muy joven, seguramente de unos veinte años a la que siempre le dijo princesa porque la conoció en un evento en la que ella fue elegida como abanderada de la empresa en la que trabajaban, entonces el no sabia que estaban en la misma sección, en el mismo piso, era una empresa bancaria muy grande y el edificio de ocho pisos en la capital del país era la matriz, ellos estaban el el quinto piso.

El doctor ya había encendido la grabadora y le animo a que continuara con el relato.

Ella bajaba una escalinata, su vestido era totalmente blanco y su pelo negro, largo hasta abajo de los hombros enmarcaba un rostro hermoso, me pareció una princesa azteca y la seguí a cierta distancia, pero no me atreví a entablar conversación, no me pareció correcto porque ella estaba rodeada de otras personas pero me entere de que ella trabajaba en el mismo piso que yo.
Uno de mis compañeros de trabajo me consiguió el numero de su extensión días mas tarde y me comunique con ella pero me dijo que tenia novio y solamente nos podríamos tratar como compañeros de trabajo, tal vez con el tiempo y conociéndonos mejor, como amigos.
Todos los días durante dos o tres meses le hable por las mañanas para desearle los buenos días y cruzar algunas palabras, cada vez nos fuimos contando cosas mas intimas y un día me dijo que deseaba conocerme en persona, hicimos una cita para reunirnos en uno de los cafés que existen en los alrededores de ese edificio, yo escogí el lugar porque lo conocí en otra ocasión y tocaban música de piano en vivo, era un ambiente romántico.
Nos llevamos muy bien desde ese primer encuentro y fuimos repitiendo nuestras salidas juntos cada vez con mayor frecuencia, hasta que todos los días nos veíamos a la salida del trabajo, la acompañaba hasta su casa y por supuesto que termino la relación de noviazgo que tenia, cosa que no les pareció nada bien en su familia, sobre todo a su padre que tenia en alta estima al novio ya que era uno de sus empleados.
El caso es que terminamos en una relación amorosa muy especial, pero yo tuve que salir del país, durante varios años no nos vimos, pero enviaba tarjetas en ocasiones especiales para hacerle saber que no le olvidaba, hasta que un día ella me aviso que me visitaría, haría un viaje y se hospedaría muy cerca de donde yo me encontraba. 
La fui a recibir al aeropuerto y por supuesto que no le deje ir a ningún hotel, la lleve a mi departamento, era algo que ella también esperaba, estaba decidida a llevar la relación al siguiente paso, yo encantado de que así fuera, estaba seguro que ella sería la esposa que amaría toda la vida. 
No se que sucedió ni porque no me case con ella, es algo que siempre me pregunto, intento recordar donde se termino esa relación y la causa, pero no recuerdo.

El doctor pregunto:
Y recuerda su nombre, dirección, el nombre de sus padres, de alguien de la familia o de sus amigas que le pueda servir como referencia para hilvanar los acontecimientos. 

No, eso no lo entiendo, fue una relación de años y no puedo recordar muchos detalles, es como si de pronto se hubiese borrado de mi memoria cosas importantes, me desespero intentando recordar.

No se preocupe, poco a poco vamos a encontrar cual es la causa y de ser posible restaurar aquello que considera importante, por lo pronto continuara con la misma dosis de medicamentos y reposo, me han dicho que le gusta escribir, procure hacerlo y me gustaría ver sus notas. 

El paciente se retiro y el Psiquiatra anoto en su expediente algunas observaciones, guardo la grabación en su computadora y mas tarde la escucho nuevamente mientras pensaba en los juegos mentales, en las fantasías que se mezclan con la realidad, en la incapacitada para diferenciar una cosas de otras en ese paciente, porque nunca había sido empleado de ninguna empresa bancaria ni había viajado al extranjero, pero si existió alguien con las características físicas en su vida, eso no lo dudaba, porque ya en otra sesiones había dado detalles que correspondían a una persona muy cercana a el, una amiga que frecuentemente lo visitaba, pero que ahora ya tenia mas de sesenta años y era diferente. El doctor había solicitado que le llevara un foto de cuando ella era joven y era tal como su paciente la describiera. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario