Entrada destacada

El hombre oso

va  Y conocí a una hermosa mujer de nombre Sofía, que era torturada constantemente por un demonio que la acompañaba.  Le pregunte do...

martes, 30 de octubre de 2012



“CONOCETE A TI MISMO”

      Salim Efendi Deaibes, en una noche lluviosa de Beirut, meditaba sobre la base de Sócrates: “Conócete a ti mismo”-
  -Sí- decía-, esta es la llave y la base de todo el saber.
   Necesito conocerme a mi mismo. –Y levantándose, se paró frente al espejo y, después de contemplarse largamente, comenzó a enumerar sus características:

-         Soy de baja estatura. Así eran Napoleón y Víctor Hugo.
-         Tengo la frente estrecha. Así era la de Sócrates y Spinoza.
-         Soy calvo. Así era Shakespeare.
-         Tengo una nariz grande y aguileña. Así era la de Savonarola y Voltaire y George Washington.
-         Tengo los ojos melancólicos. Así eran los de Pablo el Apóstol y Nietzsche.
-         Tengo los labios gruesos. Así eran los de Aníbal y Marco Antonio.

   Después de enumerar decenas de características semejantes, Salim concluyó:
   -Es mi personalidad. Es mi verdad. Soy un conjunto de cualidades que distinguieron a los grandes hombres desde el comienzo de la Historia. ¿Puede un hombre así dotado dejar de realizar algo grande en este mundo?

   Una hora más tarde, nuestro héroe estaba durmiendo vestido, sobre la cama deshecha y sus ronquidos, más que respiración de un ser humano, semejaban el ruido de un molino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario