Entrada destacada

El hombre oso

va  Y conocí a una hermosa mujer de nombre Sofía, que era torturada constantemente por un demonio que la acompañaba.  Le pregunte do...

miércoles, 28 de agosto de 2013

La mayoría de Edad


Durante 66 años he estado esperando entrar a la mayoría de edad para ser un hombre maduro que actúe con prudencia, sabiduría, honor y todas esas cosas que se ponen en alto en la conducta de un hombre, pero el caso es que de lo  aprendido por mis andares en el mundo poco puedo aprovechar para llegar a ser ese modelo que pretendo. 

   En un ambiente plagado de injusticias, violencia, corrupción, adicciones, crímenes de todo tipo y mucha hipocresía resulta casi imposible encontrar quien nos de la muestra de como debe ser un buen comportamiento.  "El que no tenga pecado que arroje la primera piedra" dijo Cristo y eso es aplicable al presente como lo fue en su tiempo. Seguimos siendo seres que se dejan arrastrar fácilmente por lo malo, porque lo bueno es bastante difícil de alcanzar o simplemente porque nos parece mas emocionante y divertido andar por las sendas peligrosas jugando a que somos los villanos o nos enfrentamos con el peligro, incluso con la posibilidad de perdernos para siempre. 

   Las tentaciones están a la orden del día, los medios de difusión se encargan de exponer un menú extenso de placeres, acciones prohibidas que pueden darle ingredientes misteriosos y emocionantes a la existencia. Pocos han de ser los que escapan a esa ola incesante que muestra las facetas seductoras del mal comportamiento, el castigo es solamente una posibilidad que hace mas emocionante los juegos en que caemos para convertirnos en ambiciosos hombres de negocios, deshonestos profesionistas, corruptos lideres, criminales que no respetan ninguna ley y hacen gala de violencia aniquilando aquello que se interpone en su camino.

   En ese contexto es casi imposible ver que hay posibilidades de actuar correctamente y vivir en paz, las noticias constantemente muestran un mundo plagado de cosas que abruman por su crueldad y por su locura, ahora sumándose a la destrucción del planeta y de la vida en su totalidad.
   Si alguno permanece optimista en este panorama debe de estar muy trastornado del cerebro, tiene la capacidad para evadir la realidad e interpretar de una manera distinta los acontecimientos. Bueno lo intentare en los próximos años, ya son pocos los que me quedan de vida y lo primero que haré  es olvidar aquello que no me sea benéfico para continuar mi camino, dejaré de lado los recuerdos de situaciones, eventos, personas, lugares que me resulten un lastre, o sea la mayor parte de mis experiencias, debo aligerar el peso y seguramente me diagnosticaran Alzheimer, no importan los medios sino el fin, según lo aprendido y esto es con una buena causa, después me he de concentrar en actuar de acuerdo a las enseñanzas de los grande maestros espirituales, Cristo, Buda principalmente, esta será la parte difícil del proceso, hay la posibilidad de que alguien me confunda con un nuevo profeta o maestro espiritual y entonces me retornen al camino de la corrupción donde los lideres se convierten en adictos al poder y la riqueza, sobre todo a la admiración incondicional de seguidores que buscan un placebo para sus atormentadas existencias creyendo que otros darán la formula  para aliviar un mal que solo ellos, mediante el cambio forma  de vida, podrían remediar.

La vida en el campo puede ser una buena opción, sin televisión o radio, con actividades propias de esa zona, sembrando, cosechando, laborando de sol a sol, alimentándome de productos naturales, conviviendo con gente que ha estado menos expuesta a la contaminación de las grandes urbes, gente humilde, sencilla, que tiene un espíritu mas sano y una mente que no se entretiene en juegos de poder, violencia, adicciones o vanidad.  Ha de ser una comunidad bastante alejada de las grandes ciudades, tal vez en la sierra, el los confines del país. 

  El siguiente paso será encontrar la paz de mi propio espíritu, el cual ha de batallar porque no esta acostumbrado a la oración, la meditación, el poco hablar y mucho actuar para aliviar mi cuerpo y mi alma del peso excedente que le mantiene atada a las cosas materiales.  Porque según he notado, mis ambiciones me llevaron siempre por caminos equivocados, es hora de cambiar de rumbo y seguir la vida sencilla y humilde que tranquiliza y proporciona mayores satisfacciones espirituales.

    Espero no quedar en las buenas intenciones y pronto alcance el primer objetivo ¿cuál era?  Creo que lo de perder la memoria lo dejare para después, de lo contrario no sabré ni por donde empezar o la razón por la que estoy viajando a otros sitios.   Por lo pronto ya tengo un plan a seguir, ahora hay que ponerlo en practica lo antes posible porque la vida ya no es larga y no quiero perder la oportunidad de probar esta opción. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario