Entrada destacada

El hombre oso

va  Y conocí a una hermosa mujer de nombre Sofía, que era torturada constantemente por un demonio que la acompañaba.  Le pregunte do...

jueves, 7 de mayo de 2015

Intruso

El intruso

     Me ha tocado vivir una época de grandes avances en la ciencia y la tecnología, casi en un abrir y cerrar de ojos se vinieron en avalancha los trasplantes de órganos, la televisión, los procesadores, la red, videojuegos, celulares inteligentes y se fue perdiendo al mismo ritmo el trato personal, la integración de la familia, el respeto a los padres, la creencia en Dios que nos fue conduciendo por un camino de adicciones, corrupción, degeneración , violencia y desesperación.

   Cualquiera hubiese pensado que los grandes inventos y descubrimientos nos llevarían a un mundo mejor en todos los niveles, pero no contábamos con nuestro empecinado empeño en utilizar mal las cosas, rápidamente  convertimos en negativo lo positivo, como si el principal fin fuera la destrucción, nuestra destrucción.
  
   Incluimos en nuestro nefasto arsenal los conocimientos psicológicos, el de virus y bacterias y el de la comunicación.  Esto ultimo resulta inverosímil pero la verdad es que se ha utilizado los medios de comunicación masiva como un instrumento para la manipulación , la desinformación, el control, el aislamiento o la enajenación dañina por quienes creen que el poder y la riqueza les ha de otorgar la inmortalidad o por lo menos la satisfacción de pertenecer a la elite de los triunfadores.
Triunfadores de que?   No se puede hablar de triunfo cuando se esta conduciendo a la humanidad a un precipicio, cuando se es artífice de tanta aberración, cuando se ha convertido un buen instrumento para la educación y el entretenimiento sano en un proyecto que destruye las mentes, convierte en cautivos a los espectadores con proyecciones de espectáculos que entretienen mientras deterioran los valores e influyen en comportamientos anormales.

    Es vergonzoso que nuestra especie, presumiblemente inteligente, se haya arrastrado a tal grado de corrupción que puede ver con indiferencia lo que sucede en el entorno, que seamos dirigidos por personas sin escrúpulos  dejando a nuestros hijos en medio de un caos donde la contaminación alcanza todos los niveles y en formas tan diversas.

   Quienes se dedican a la ciencia, los que se esmeran por alcanzar grandes logros en la tecnología, en proponer condiciones diferentes para mejorar el nivel de vida son ignorados e incluso destruidos bajo un sistemático proceso de cerrarles las puertas, de no permitir que sus trabajos sean conocidos a menos que se pongan a disposición de los que se hacen de los descubrimientos y avances para su propio beneficio.

   Me ha tocado vivir una época de grandes cambios, pero no han garantizado una mejoría en la calidad de vida, ciertamente en una pena que esto haya sucedido ante nuestra complacencia o por nuestra incapacidad para frenarlo.

   Creo que debemos esforzarnos mas, no para seguir en esos avances que nos llenan de humo la cabeza, sino en recobrar los valores, en integrar las familias, darnos la oportunidad de ser mas justos, mas juiciosos en nuestro proceder, buscando aquello que nos de tranquilidad, un mundo mas equitativo, donde impere la justicia y se erradique la adicción a drogas , la corrupción en la política, las empresas, los negocios  bajo la firme creencia de que el hombre puede ser algo mejor de lo que ha demostrado a la fecha, tal vez incluso llegar a ser un creyente devoto de Dios


   Me gustaría presenciar el día en que el hombre no se vea como un intruso en este planeta, sino como parte de el, siendo respetuoso de la naturaleza, disfrutando la belleza, la magnitud, variedad, color, sonidos, paisajes, texturas, con verdadera alegría, sintiéndose agradecido por la oportunidad de vivir sin intentar cambiar aquello que no le pertenece, consciente de que el es solo parte de ese conjunto denominado Tierra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario