Entrada destacada

El hombre oso

va  Y conocí a una hermosa mujer de nombre Sofía, que era torturada constantemente por un demonio que la acompañaba.  Le pregunte do...

miércoles, 9 de enero de 2013

Dialogo con el demonio III


Dialogando con el diablo III

Mis sueños en los que dialogaba con el satanás se hicieron cada vez mas frecuentes y los recordaba con mayor nitidez , sin embargo no puedo describir como era ese demonio porque estaba rodeado de sombras, su voz salía desde esa oscuridad, la que me atrevo a calificar como mi inconsciente, ese sitio de mi mente que guarda las cosas sin importar su clasificación, manteniéndolas como una base de datos que muchas veces resulta nociva para la propia existencia.
Hoy tenia deseos de hablar con el demonio y decirle cuanto le odiaba por tenerme atado a esas penas que me torturaban constantemente e impedían que fuera feliz, porque no podía borrar de mi mente el sufrimiento de mi hija ahora en el infierno de la locura, maldiciendo la hora en que los médicos diagnosticaron mal su padecimiento , confundiendo una falla cardiaca con epilepsia . durante años le estuvieron medicando en forma errónea, y por casualidad descubrieron durante un estudio que las convulsiones venían después de la falla cardiaca. Fue demasiado tarde, unos días mas pasaron antes que ella perdiera por completo la capacidad de raciocinio debido a una crisis que duro demasiado tiempo, dejando al cerebro si oxigenación e irrigación adecuada, millones de neuronas murieron , áreas completas de su cerebro dejaron de funcionar dejándola incapacitada para realizar funciones elementales para la vida adulta, como si hubiera regresado a una edad de seis o siete años, sin comprender la relación de tiempo y espacio o del valor del dinero.
Que dolor tan grande para quienes tenemos que ver a nuestros hijos en semejante situación, de verdad pensamos que hay un demonio capas de fraguar tanto daño, porque es algo que se sufre día a día durante la vida . no hay manera de consolarnos, no hay forma de mitigar el sufrir, de escapar a esa tortura, simplemente caminamos y continuamos por la senda con la esperanza de un milagro
Es entonces cuando recordamos nuestros malos actos, cuando creemos que esta tortura es el castigo que recibimos, que es una condena que consideramos injusta, porque no hay nada tan grave que se pueda haber cometido para merecerla.  No soy asesino, ladrón, estafador, ni he fraguado la ruina de mis semejantes, no he participado en crímenes y si he actuado mal ha sido por ignorancia y no por el deseo consciente y premeditado. Entonces mi demonio levanto la voz y dijo: no es Dios o yo quien te torturan, son tus propios pensamientos, tu inconsciente es quien te atormenta y se regodea recordando aquello que alguna vez fue placer combinado con pecado, deseaste la mujer de tu prójimo,  blasfemaste, juraste en vano, no has amado a Dios por sobre todas las cosas, no has respetado a tus padres, has mentido , te acusa tu conciencia o simplemente te dejas llevar por lo que te han inculcado, te han pintado un Dios castigador que esta pendiente de cualquier error para condenarte, enviarte a los infiernos donde yo espero ansioso tu llegada para disfrutar mientras te aplico los mas horrorosas torturas. Que ingenuo te muestras en estas circunstancias, no comprendes cuan equivocado es tu juicio , te ahogas en tu soberbia y te pones en el centro del universo pensando que todas las energías que en el existen están solo para castigarte.
te sorprenderás al  investigar y conocer cuantos millones de seres en este mundo sufren dolores similares al tuyo, aun mayores, pero no tienen esa percepción equivocada, esa interpretación errónea sobre Dios o el demonio, ni los castigos o los juicios universales, mucho menos sobre el infierno, porque los accidentes son parte de la existencia, algunos no sufren mucho daño, otros, como tu, tienen que soportar el presenciar el sufrimiento de seres queridos que por accidente han sido apartados de la vida normal.
Imagina lo que siente un padre al ver a su hijo destrozado por una granada o un proyectil lanzado por un desconocido enemigo, imagina a los que ven a sus hijos perdidos en la drogadicción, a los que sufren porque sus hijos fueron raptados o robados par ser luego vendidos a personas carentes de escrúpulos que lo utilizan para toda clase de actos depravados, incluso para sacar sus órganos que pueden ser utilizados para ser implantados en individuos de enorme riqueza que pueden costear estos actos ilícitos.
Hay quienes sufren en carne propia las enfermedades o los actos criminales, injusticias que los dejan en la miseria o les provocan una lenta muerte, pero también hay gente feliz, gente que triunfa, que alcanza sus objetivos, que realiza obras grandiosas, que regala alegría, que provoca sueños magníficos, que esta ayudando y sintiendo la relación con su cosmos, que tiene familias que disfrutan de los muchos regalos que puede ofrecer el mundo, todo es parte de accidentes, a unos les toca ser inteligentes, a otro no, hay quien nace en cuna y otros en petate, quien vuela a lo mas alto y quien se hunde en el lodo, pero no puedes achacarlo a un acto planeado, a una voluntad que decide quien ha de ser castigado y quien no. Los sucesos en el universo se suceden sin contemplar que es bueno o malo, simplemente forman parte de un todo que ustedes califican y clasifican pero sin guardar relación directa y verdadera con lo que representa en el ámbito universal. Quiero decir que en el caso de tu hija , puede ser mejor su inconciencia a tener que vivir con plenas facultades en un mundo que ofrece pocas posibilidades de ser feliz. No te gustaría verla en adicciones, en relaciones tormentosas, en actos violentos, involucrada en crímenes, porque solo ves la parte en que la imaginas como triunfadora, feliz, con una bonita familia, esposo e hijos, viviendo con moderación, comodidad, paz. Eso es muy bonito, pero tanto lo que calificas de malo como lo que vez como bueno no son mas que posibilidades y se pueden suceder alternadas o ser una secuencia que no sabes cuanto ha de durar.
Dicen que lo mejor es adaptarse a la situación, verla como un suceso que no tiene mayor significado ni ha de ser determinante para frenar o impulsar la vida, que cada evento por importante que te parezca, ha de terminar, no es algo que se extienda al infinito.  Recuerda, “esto también pasara”

No hay comentarios:

Publicar un comentario