Entrada destacada

El hombre oso

va  Y conocí a una hermosa mujer de nombre Sofía, que era torturada constantemente por un demonio que la acompañaba.  Le pregunte do...

miércoles, 9 de enero de 2013

Dialogo con el demonio V


Dialogo con el demonio V
Hablar con el demonio me condujo a reflexiones sobre mi forma de interpretar las cosas, sin duda estaba cayendo en un juego mental, pero me ayudaba a ver de manera distinta cosas que hasta entonces me parecían absurdas, injustas o difíciles de comprender.
Por la noche nuevamente me recosté con animo de dialogar con ese demonio que guardaba las cosas que conformaban mi infierno. Porque la condenación y mi vida miserable no eran producto de un castigo divino o de la intervención de demonios que se divirtieran torturándome, sino de mi obstinada actitud deseando cambiar lo que no me incumbía, cuando el que debía tener otra actitud era yo.
No soy responsable de un tsunami o un terremoto, un huracán o de la obra mas importante del arte en la época moderna, tampoco hago que funcionen los sistemas del universo, ni siquiera controlo cada una de las funciones de mi organismo, entonces debo tomar consciencia de hasta donde llega mi intervención y que esta sujeto a mi voluntad y que no, porque con eso estaré en posición de determinar de mejor forma que debo hacer para sentirme bien.
Alguien me dijo que o era responsable de cómo utilizaba los dones que Dios me regalo. Eso me suena bien, pero debo descifrar bien el mensaje, comprenderlo perfectamente, porque ni siquiera tengo en claro cuales son esos done, le pedí a mi demonio que me ayudara a esclarecer mis pensamientos.
Bien dicen en la filosofía oriental, “tus deseos son la causa de tus males” siempre esta deseando algo, no puedes estar en calma contigo mismo, dio el diablo, y prosiguió:
La mejor forma de vivir es aquella que aconsejo Cristo, no hagas el mal , no mientas, no comtas actos que enturbien la paz, no hagas a otros lo que no desees para ti, respeta a tus padres y ten en consideración que Dios esta por sobre todas las cosas , que en el puedes confiar y pedir porque es tu padre, pero no creas que te ha de conceder todo, porque no es un padre consentidor que te sobreproteja, sino el que te guía por el camino correcto según los designios universales.
Tu has sido dotado de un libre albedrio, puedes decidir que camino tomar y el universo se va conformando por la aportación de elementos nuevos, de combinaciones constantes que se hacen en vuestros actos, porque no es un universo inalterable, sino un cosmos dinámico.  Además tienes los sentido y tu cerebro para realizar tus obras, no solo en el sentido material, sino en el sentimental y psicológico, esto es, puedes brindar amor, ser caritativo, atento, trabajador, responsable, tranquilo, buen amigo, padre, esposo, amante, vivir a plenitud gozando de las cosas que el mundo ofrece, o puedes hacer lo contrario, comportarte de manera que se te complique la existencia hasta el punto que no te soportes a ti mismo, porque el caer en adicciones, convertirte en un criminal o en un ser corrupto que no tiene freno y hace toda clase de males, te conduce irremediablemente a un infierno del que vas diseñando con tus acciones.
Tus sentido y tu cerebro son donde regalados, pero el mas valioso es tu espíritu, esa parte que te impulsa a buscar la felicidad, a ser agradecido con Dios a tomar determinaciones correctas, pero tu lo puedes corromper cuando te dejas arrastrar por la ambición y los placeres efímeros. En la película de Pinocho se muestra claramente como es fácil convertirse en un borrico siguiendo el mal camino.
Existen miles de novelas, cuentos, historias que dan ejemplo de cómo un hombre se puede perder fácilmente, también hay muchos otros que aconsejan como librarse de tentaciones, de ser fuerte ante las tormentas, las seducciones y llegar a buen puerto.  La mayoría sigue los caminos equivocados, se dejan seducir, se corrompen , se prostituyen, sus malos deseos van levantando los elementos que han de conformar su infierno.
No te compliques demasiado la existencia, que no es para siempre, que no sabes cuando ha de terminar pero que estas seguro que ha de tener un final, por lo que debes disfrutarla, dar lo mejor de ti, dejar huellas claras y obras buenas que te hagan sentir satisfecho , que te hagan un hombre feliz.
Comparte lo bueno, porque compartir es de las mejores experiencias que puedes tener, el amor respétalo y dale un lugar especial en tu corazón, porque no es algo que se pueda conseguir con facilidad, amar intensamente y ser amado te coloca en un lugar especial dentro del cosmos, ya que esa energía es la que mas ha influido en la historia de la humanidad. No se ha extinguido la humanidad a pesar de guerras, epidemias, catástrofes, porque el amor ha estado presente en todos los momentos y ha servido de inspiración a hombres y mujeres para soportar lo mas difícil.
Las penas que hoy te aquejan no representaran nada dentro de siglos, tus angustias se han de disipar en el infinito universo, tus pensamientos solo serán chispas que han de apagarse , pero eso no es algo trágico ni motivo para sentirse frustrado, porque lo importante es como se vive el instante que te ha sido otorgado para tomar conciencia de tu existir y del universo, pero sobre todo de tu relación cósmica con Dios, porque entiendes que nos ha de desaparecer por completo, sino que seguirás formando parte de su creación  
No intentes cambiar a otros, cada quien es responsable de su propio existir y ellos tiene que aprender por si mismos cual es su roll en esta obra, si no lo comprenden o no desean hacerlo correctamente han de tener sus consecuencias, no como castigo, sino como lógico resultado.

 Sigue tu camino con la firme convicción de que has te tener un buen puerto para llegar, que no hay que temer cuando se ha actuado correctamente y se ha respetado a Dios. El temor déjalo a los malvados, a quienes atormentan y afectan negativamente al mundo, ellos tienen mucho que aprender, son presas de sus instintos, de malos pensamientos y peores actos que los hunden en la oscuridad impidiéndoles percibir la luz divina que fue puesta en su alma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario