Entrada destacada

El hombre oso

va  Y conocí a una hermosa mujer de nombre Sofía, que era torturada constantemente por un demonio que la acompañaba.  Le pregunte do...

domingo, 17 de febrero de 2013

El idealista


El idealista

Sentado frente al teclado, con la mirada perdida en el monitor apagado, un joven meditaba lo que deseaba expresar a sus amigos y compañeros de trabajo, obreros de la fabrica textil con apenas educación elemental que pocas veces se cuestionaban como funcionaba su sociedad, que era la economía, de donde surgía el dinero, porque había ricos y pobres y mucho menos cuales eran los controles sociales y como se establecieron.
Abrirles la mente era una empresa difícil, no estaban acostumbrados a reflexionar, analizar, sacar conclusiones partiendo de la observación y de la comprobación de hipótesis, para ellos era mas sencillo continuar con los mismos patrones de conducta de siempre, ver la televisión, ir al bar, hablar de eventos deportivos, mujeres, contar chistes, burlarse de cualquier cosa, sobre todo de los políticos que parecían cada vez mas estúpidos y proponían cosas de locos, pero nadie proponía un cambio, no les pasaba por la mente que tenían el poder para forzar que las cosas fueran distintas y que podían tener una vida mucho mas digna. Resignados a vivir en zonas con deficientes servicios, hacinados en casas mal construidas, pequeñas, con apenas lo necesario para sobrevivir, viviendo en la pobreza, respirando contaminación, adicciones y vulgaridad, donde sus hijos estaban condenados a seguir sus mismos pasos, convertirse en trabajadores, empleados mal remunerados con escasas posibilidades de desarrollo.
Pocos eran aficionados a la lectura, ni siquiera les importaba saber leer y escribir correctamente, no era necesario para las tareas rutinarias de un obrero, los libros eran algo que no se tomaba en consideración para el desarrollo mental, la investigación, el aprendizaje o simplemente para deleitarse con una buena historia. Ver la televisión con los programas deportivos, telenovelas, películas, caricaturas era mas divertido .
¿cómo abrir esas mentes? Mostrarles que podían tener una vida mas grata, una existencia en la que gozaran de oportunidades para realizar sus sueños, progresar, obtener aquello que dignificaba al hombre como ser humano, una educación que abriría las puertas del conocimiento infinito, la posibilidad de conocer cosas que jamás habían imaginado, encontrar tesoros en su propia mente, captar las maravillas del universo, pero sobre todo, de efectuar un cambio que garantizara justicia, libertad, estabilidad, servicios y la posibilidad de vivir como hombres y no como robots programados para hacer siempre lo mismo sin preguntar ¿por qué?
Miro de reojo a su pequeño librero, ahí estaban los ejemplares que había adquirido de segunda mano conteniendo ideas de hombres brillantes que se habían esmerado en plantear formulas para mejorar las condiciones sociales, económicas, políticas, espirituales, y por su mente paso fugazmente la idea de que no habían logrados nada, el mundo seguía siendo un sitio donde el fuerte dominaba al débil, imponían sus condiciones los mas rapaces, se encumbraban los depredadores que negociaban con el dolor y la muerte, fabricando armas, productos adictivos, controlando los medios con los que podían seducir y conducir a grandes masas por los senderos que ellos marcaban mientras escondían, desprestigiaban o eliminaban aquello que podía convertirse en un peligro para sus imperios comerciales.
¿ existiría esa formula que propiciara un despertar de conciencia colectiva y un cambio de actitud en los hombres?, la historia demostraba que repetidamente se habían intentado cambios, pero se caía nuevamente en los mismos errores, en la corrupción donde los ideales eran vencidos por los intereses mezquinos y la falta de conciencia colectiva.  El hombre era presa fácil de la ambición, el poder y la riqueza le hacían daño, le enloquecían al punto de convertirlo en un megalómano capaz de las mas increíbles crueldades.
Las bibliotecas contenían miles, tal vez millones de ejemplares que narraban los muchos intentos que se han realizado para efectuar cambios que garantizaran la justicia, libertad, igualdad, fraternidad, paz, sin que se lograran mayores éxitos, un periodo de revolución era precedido por un descontento social y seguido por la violencia o condiciones que favorecían nuevas reglas, pero en cuanto se lograba lo que parecía un mejor orden, se imponían las luchas políticas, los intereses particulares y nuevamente se llegaba a la injusticia y la imposición por la fuerza o presiones económicas.
Desgraciadamente las evidencias demuestran que somos una especie que no sabe compartir ni controlar sus propias emociones, sus ambiciones se distorsionan fácilmente, caemos en la corrupción apenas tenemos poder y riqueza porque nuestros valores morales no han sido bien cimentados, los lideres espirituales han mentido, se han perdido en sus ambiciones, sus vicios, dejando de lado los verdaderos preceptos morales que debieran regir sus vidas y servir de ejemplo. Los calificados como humanistas se han perdido en la maraña de trampas que les han tendido quienes desean mantenerlos alejados de las multitudes y en el anonimato, les dan cargos, los entretienen en dando platicas y discursos, escribiendo o dando cátedras a pequeños grupos que provienen, en su mayoría, de grupos privilegiados económicamente donde poco importan las teorías humanistas.
La estrategia para mantener esta bien planteada, “divide y vencerás” sin necesidad de leer El Príncipe de Maquiavelo, el hombre entiende rápidamente que su posición depende de la riqueza y el poder, que mantener esa posición es esencial para su supervivencia según los moldes que se han forjado por siglos. Saben que hay que mantener alejados del conocimiento a las masas, “proporcionarles pan y circo” ahora con ayuda de la TV y la red, se difunde pornografía y violencia, se fomentan las adiciones aunque el estar pegado a la computadora o pantalla de televisión ya constituye una adicción por si misma y una de las formas de control social mas efectivas que ha existido.

Reprimir a los inconformes, eliminar a los peligroso, mantener el control en puntos estratégicos para el control, hacerse de fieles servidores que se conformen con ser parte del gobierno y obtener con ello algunas prestaciones y diferencias, hacerse de buenos aliados que tengan como interés común mantener su poder es esencial para sus intereses, para ello es bueno inculcar el nacionalismo, la idea de que hay que defender la patria, sus familias, leyes y creencias contra cualquier enemigo extranjero, para ello se conforma un ejercito que con los mismos recursos de los gobernados es mantenido y sirve al mismo tiempo para realizar operaciones que mantengan el orden establecido, incluso reprimiendo a los gobernados.
 El temor es una herramienta muy útil para mantener el poder,   pero sobre esas consideraciones, cualquiera que sea considerado como un idealista que pueda influenciar negativamente con sus pensamientos a otros, debe ser eliminado, porque las ideas se pueden convertir en acciones y estas en una rebelión.

"Se que estaré en gran peligro, sobre todo hoy que la economía se ha convertido en la principal herramienta de control",  pensó el joven idealista mientras encendía el ordenador e iniciaba a escribir su manifiesto “El Nuevo Orden Social”

No hay comentarios:

Publicar un comentario