Entrada destacada

El hombre oso

va  Y conocí a una hermosa mujer de nombre Sofía, que era torturada constantemente por un demonio que la acompañaba.  Le pregunte do...

domingo, 21 de abril de 2013

La ilusión


La ilusión
Algún día los pueblos de la tierra vivirán en paz y concordia, no existirán fronteras y los distintos idiomas no serán obstáculo para el claro entendimiento porque los traductores simultáneos integrados a nuestro organismo serán cosa normal.
Se reconocerá lo absurdo de la guerra, de la acumulación de riqueza, la política como medio para gobernar, despertando a una nueva era donde el respeto mutuo y la conciencia clara sobre las ventajas de hacer correctamente las cosas crearan la base para una vida mas plena en las sociedades.
Probablemente cambien las estructuras matrimoniales, ampliando los círculos sociales, haciendo mas fuertes los lazos entre los individuos, pero sin caer en el fanatismo religioso, nacionalista o político que tantos males nos ha traído.
La lucha por la supervivencia, por salvar al planeta, devolverle su estado natural, salir de las crisis financieras o de las desgastantes discusiones sobre el tipo de preferencias sexuales se quedaran atrás y surgirán sociedades donde la cordura, la tolerancia, el buen juicio sea materia de estudio y de practica continua a todos los niveles, siendo de mayor relevancia que el conocimiento de otras ciencias.
Tengo la ilusión que el hombre saldrá de su estado de barbarie para entrar en una era en la que reconocerá su relación con el universo, respetando los elementos que lo componen, convirtiéndose en un colaborador para la vida y dejando atrás su carácter depredador irracional.
Seguramente las futuras generaciones, nacidas dentro de un ambiente de paz y justicia estarán mejor preparadas y serán mas sanas mentalmente para llegar a objetivos que hoy ni siquiera podemos imaginar en todos y cada uno de los campos de la actividad humana, entonces retornaran a la vida sencilla, a la vida donde puedan disfrutar sin caer en adicciones, sin ser presa de la codicia, de los injustos procederes.
Quiero pensar que eso ha de suceder y que tenemos la capacidad para lograrlo, de otro modo será una verdadera pena el perder la oportunidad de demostrarnos a nosotros mismos que teníamos la capacidad para ser mejores, para calificarnos de inteligentes seres racionales.
Tal vez no lo vea, pero creer en esa posibilidad me impulso a luchar y llegar hasta aquí. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario