Entrada destacada

El hombre oso

va  Y conocí a una hermosa mujer de nombre Sofía, que era torturada constantemente por un demonio que la acompañaba.  Le pregunte do...

lunes, 9 de marzo de 2015

Los mensajes

Para los que leyeron la obra  Hermann Hesse” Siddhartha “  recordaran sin duda que el termina , después de vivir intensamente varias etapas de su vida intentando encontrar la iluminación,  escuchando a un rio, lo cual aprendió del barquero que pasaba a los viajeros de un borde al otro.

     Yo creo que no solo los ríos nos dan mensajes, sino cada ser y cada elemento que forma el universo, lo importante es aprender a descifrarlos, a comprender su significado, donde se expone de manera elocuente la genialidad del Creador, la magnitud de la obra, su complejo funcionamiento, la interrelación de sus componentes, el flujo constante de la materia y la energía, su belleza y significado.  
  
    Se requieren años de atenta observación para ir descubriendo los mensajes, una sola célula contiene una gran cantidad de información y eso lo hemos podido comprobar al avanzar la ciencia para notar que toda la gama de componentes que intervienen y que definen un ser, se encuentran contenidos en una prodigiosa y compleja cadena que hoy nos es familiar y que denominamos ADN  para no complicarnos demasiado intentando pronunciar su nombre científico.
  Ahora entendemos que en una célula los cromosomas se agrupan en pares y forman esa cadena que determinara las  características hereditarias, pareciera que estamos llegando a la fuente original de la vida, adentrándonos en sus misterios, llegando a escondidos secretos que durante muchos años nos intrigaron y nos sentimos eufóricos al descubrir que los átomos están formados por partículas mas pequeñas  o que los satélites ahora pueden mandar señales de distancias increíbles para darnos una imagen mas clara del universo. 
    Nos parece increíble  y creemos que hemos alcanzado grandes logros porque no aprendimos a escuchar a los elementos que nos rodean, por la falta de atención a las cosas en su interrelación , sin dividir o intentar clasificar cada parte, sino viendo la totalidad como una manifestación clara donde se manifiestan las cosas mas importantes , comprenderlo es respetarlo, es no intervenir en forma destructiva, sino haciendo todo lo posible para preservar el orden estructural, el diseños original que ha dado como resultado la vida y las magnificas manifestaciones y variedad que contiene el universo

    No es necesario ser un genio para comprender que hay un proyecto bien estructurado para generar vida, las corrientes marinas, la rotación y traslación de la tierra que dan origen a las estaciones y a un proceso temporal que marca día y noche, sobras y luz, la importancia de las plantas para mantener el balance de oxigeno, la lluvia para regar la tierra, crear ríos y lagos, fuentes de agua pura , los mares con sus millones de seres, las selvas, manglares, montañas , volcanes, etc., tienen todos un papel importante e irremplazable para la vida, 
   Eso lo entendieron las culturas antiguas que veneraban a la naturaleza y no la afectaban con una explotación irracional, porque observaron y veneraron el contenido sagrado de la vida en su conjunto, porque descifraron y comprendieron los mensajes que trasmitían los elementos marcando con gran significado lo que era la existencia y como se realiza el proceso de renovación continuo en el universo.

Hemos perdido esa capacidad con el deseo ingenuo de querer poseer, controlar, modificar y destruir en una demostración clara de nuestra insensatez que raya en la locura.

    Creo que hay que retomar el camino, volver a esos tiempos en los que convivíamos con elementos naturales, los observamos, conocíamos, admirábamos y protegíamos por el bien común , porque la vida depende de todos y cada uno de los ingredientes .

  Los mensajes que la naturaleza nos envía no pueden ser ignorados, nos esta advirtiendo de la gran catástrofe que estamos provocando con nuestro proceder irracional, no podemos ignorarlos, es preciso iniciar la recuperación del mundo y sus maravillas, no para poseerlo, sino para gozarlas y permitir que las futuras generaciones lo disfruten.


No hay comentarios:

Publicar un comentario