Entrada destacada

El hombre oso

va  Y conocí a una hermosa mujer de nombre Sofía, que era torturada constantemente por un demonio que la acompañaba.  Le pregunte do...

martes, 2 de junio de 2015

El primer beso



     Mientras el profesor Bradley estudiaba física cuántica y pasaba la mayor parte del tiempo en el edificio de la universidad hablando con otros científicos sobre temas que la mayoría de los mortales no comprendemos se sentía como pez en el agua, pero cuando asistía a reuniones sociales o familiares donde se conversaba de las cosas que suceden en el entorno se incomodaba, era como si lo trasladaran a un mundo donde no había cosas interesantes, esto le hizo pensar que tenia un serio problema de adaptación y decidió comentarlo a uno de sus mejores amigos.  Robert Majara estaba estudiando los efectos en la mente provocados por diferentes eventos, condiciones y ejercicios, se le consideraba uno de los mas sabios en lo relacionado al cerebro y sus funciones , nadie mejor que el para aconsejarle que hacer para cambiar su actitud e integrarse de una mejor forma a la vida social y familiar.  lejos estaba de imaginar que pasaría todo lo contrario.
 Majara lo escucho pacientemente y con mucho interés, le hizo algunas preguntas como si fuera un doctor que buscara indicios de un padecimiento para diagnosticar con certeza y dar el tratamiento adecuado, le invito a su laboratorio proponiéndole que se sometiera a un estado de meditación controlada, durante ese periodo le serian repetidas frases que le ayudarían a sentirse mejor en cualquier evento.   No lo pensó dos veces, acepto de inmediato porque era sumamente penoso no aceptar invitaciones a reuniones con amigos, colegas o familiares por su forma de ser.

    Las sesiones iniciaron un lunes a las cinco de la mañana, Majara dijo que era una hora adecuada porque se salía del estado somnoliento y se despertaba al consciente total, era como si en las primeras horas del día se traspasara una frontera entre los sueños y la realidad.
 Le conectaron electrodos para medir sus reacciones físicas y mentales, le acomodaron en una cama e inicio un repetido sonido agradable que se fue haciendo mas tenue conforme pasaban los minutos, el no se percato en lo absoluto que al mismo tiempo se incluían palabras que lo condujeron a un profundo estado de meditación y que estaban relacionadas con el recuerdo del primer beso.
 La mayoría de las personas recuerda donde y  con quien recibió el primer beso y se emocionan al recordarlo, es una reacción natural instintiva porque la mente tiene registrados muchos detalles de esa sensación nueva, de algo que abre la puerta a una dimensión de sentimientos y emociones grandiosas que conducen al amor en sus diferentes manifestaciones.
Aun en Bradley, el sereno, frio, calculador científico, esa experiencia seguía guardada en lo profundo de su inconsciente y conforme se fue acercando  de nueva cuenta a ese momento le hizo experimentar fuertes emociones, los aparatos del laboratorio registraban las alteraciones y el equipo de Majara, compuesto en su mayoría por jóvenes que estudiaban en la universidad , se vieron unos a otros con gesto de alegría por saber que algo verdaderamente interesante estaba sucediendo en la mente de su maestro de física cuántica.
 
   Bradley estaba en la cochera de la muchacha mas bella que jamás hubiera conocido, se tocaban suavemente las manos mirándose a los ojos , ella sonreía y agradecía  la invitación a salir y lo bien que la había pasado , el apenas escuchaba, estaba extasiado admirando sus ojos, sus labios, su pelo, su rostro completo era increíble tenerla tan cerca, percibir su aroma, su voz, tocarla y casi sin notarlo se fue acercando mas y mas hasta sentir sus labios con los suyos . Fue solo un instante, ninguno de los dos era experto en besos, eran apenas unos adolescentes que entraban por vez primera en ese tipo de relación y fue algo maravilloso, mágico, porque el mundo en ese preciso instante se hizo mas brillante, experimento Bradley la misma alegría, la euforia , el placer, la sensación de volar y querer gritar para anunciar a todos que lo había logrado, había besado un sueño. 
Los aparatos registraban el más alto grado de excitación , Majara indico que era tiempo de sacarlo del trance, se inicio el proceso y en pocos minutos Bradley despertó, se le notaba feliz y solo comento a solas con Majara la experiencia, pero el equipo sabía por donde había sido conducido y recibirían el reporte con detalles de parte de su maestro para conocer los resultados y dirigir el próximo experimento.

Durante varios días Bradley se vio mas dinámico y mas alegre , se notaba que había recibido una buena dosis de incentivo , se acerco mas a su familia, hablo con algunos colegas en la cafetería, se le vio incluso en las instalaciones deportiva nadando y riendo con estudiantes. Lo que nadie imaginaba es que Bradley había iniciado un proceso de meditación por su cuenta, cada mañana a las cinco en punto dedicaba una hora por lo menos a esa practica, retornaba a la experiencia del primer beso, se llenaba de las sensaciones increíbles de ese momento y cuando salía de la meditación estaba cargado de una energía juvenil que se reflejaba en todo lo que hacia.
  Caminaba por los pasillos de la universidad y se le vino la idea de saber que había sucedido con esa muchacha con la que experimento por primera vez las caricias de una mujer, para entonces tendría unos cuarenta y cinco años ya que el era mayor por tres años, seguramente se había casado y tendría hijos, a menos que fuera otra científica loca metida entre libros y experimentos como el, lo cual era muy improbable, se le ocurrió que alguno de los estudiantes que llevaba informática le podría ayudar a localizarla, ellos estaban muy al tanto de cómo buscar en las redes sociales .   Se sintió animado por esa idea, tenia verdadera curiosidad por saber que había sucedido con su Dulcinea , se sonrió pensando en esta idea.
   No paso mas de un día para recibir los datos completos para localizarla,  Nombre, dirección, estado civil, profesión, etc., el joven que se la proporciono le dijo “ fue sencillo, Sayra Saumet no es un nombre común,  esta en el face y tiene ahí fotos y todo su perfil completo, parece una mujer feliz, bonita la señora” lo que no le dijo es que era viuda y sin hijos . rápidamente le mostro como buscarla en la red y lo dejo sentado ante la computadora, Bradley tardo algunos minutos en intentarlo , estaba emocionado, su corazón latía con fuerza y no podía creer que eso le causara tanta excitación.  Tecleo el nombre en el buscador y vio aparecer el menú de opciones donde localizarla, dio clic sobre el de la pagina del Facebook   y ahí apareció lo que buscaba. Por un instante el tiempo pareció detenerse, observo su foto del perfil y le pareció aun hermosa pero ahora había aunado  una gran personalidad , se veía elegante hasta en su peinado, con una gargantilla fina que hacia juego con sus aretes, su mirada era serena y brillante, una pequeña sonrisa en sus labios tal como el la recordaba.  Tomo nota de la ciudad donde vivía con la resolución de llamarle por teléfono.  Ahí mismo marco desde su celular, espero mientras escuchaba los tonos de llamada, se corto una vez, como si hubieran rechazado la llamada, lo intento de nuevo y escucho la voz que aun tenia como un tesoro en sus recuerdos, se quedo mudo un momento mientras ella preguntaba, ¿Quién llama?

  Soy Richard Bradley contesto,  ¿quién?   Richard, nos conocimos en tu fiesta de quince años, salimos un tiempo juntos y después me fui a estudiar lejos de ahí , ella le interrumpió,  “no conozco a ningún Bradley , seguramente esta equivocado” colgó sin darle tiempo a replicar.   Se quedo desconcertado, no podía creer que lo hubiera olvidado del todo, le habría sucedió algún accidente que le ocasiono perdida de memoria?  , nunca había sido importante para ella esa relación  y por eso lo olvido?  , estaba molesta y por eso negó conocerle?  Esas y otras preguntas le estaban asaltando cuando sonó su teléfono, rápidamente contesto porque vio que le estaba devolviendo la llamada, la escucho reír mientras decía, me da gusto saber de ti después de tanto tiempo, por supuesto que me acuerdo del chico que me dio mi primer beso.  Ese fue el principio de largas conversaciones recordando los tiempo de juventud, narrando lo que habían pasado después de separarse, preguntando por amigos mutuos, indagando cada detalle de sus vidas sintiendo que aun permanecían unidos por ese lazo invisible que se forma con los sentimientos profundos.
  En una de esas conversaciones llegaron al tema del primer beso, ahí sucedió algo completamente inesperado para Bradley, ella recordaba una escena completamente distinta, el lugar, la hora, la forma como se habían dado los hechos, era como si hubiese vivido con alguien mas esa experiencia, y cuando el narro su versión ella simplemente le dijo, lo has soñado, eso no fue así, no estábamos en la cochera de mi casa después de un largo paseo, sino en un parque, no estábamos de pie, sino sentados, no era noche, sino un atardecer hermoso , no eran autos los que nos rodeaban sino arbustos de flores y no fue tan fugaz como lo dices, sino un beso largo, que me hundió en el placer y me hizo querer repetirlo muchas veces, afortunadamente eso sucedió en los meses que duramos como novios.
  El no lo podía creer, de donde había sacado esa historia, el recordaba perfectamente el lugar, la hora, incluso el color y modelo de los dos autos estacionados en esa cochera.

   Representación de la realidad:
   Comentando con Majara sobre el particular se fue adentrando en el conocimiento de cómo funciona el cerebro y como las neuronas tienen funciones especificas que aun no son del todo conocidas y que muchas veces la realidad no corresponde a la interpretación que nuestro cerebro hace de la misma. Comprendió que en el transcurrir del tiempo el y Sayra habían elaborado una representación de ese primer beso que correspondía a sus propias idealizaciones, a lo que se ajustaba a deseos que satisfacían ciertas características o detalles de un momento tan importante.
  Así que la princesa del cuento no estaba deschavetada, el no era una enciclopedia ambulante ni tenia la verdad absoluta de nada, incluso de sus propias experiencias, porque su representación de la realidad se ajustaba de acuerdo a conveniencias que se determinaban en su cerebro de manera autónoma, lo cual era peor que meterse en el laberinto del Minotauro, porque resultaba difícil de comprender y no parecía tener una respuesta sencilla.  Resolvió no seguir indagando sobre el asunto, no se trataba de ningún asunto científico sino de algo romántico que sucedió en su vida, algo que le sacudió y le hizo sentir mas vivo que nunca, que solo se podía comparar con la emoción causada cuando fue invitado a participar en el centro de investigaciones en Suiza o cuando recibió su doctorado en física cuántica.
Hoy en día sus ocupaciones le mantienen alejado de una vida romántica, de una aventura apasionada o de una relación amorosa que pudiera hacerle vibrar , pero de vez en vez despierto o dormido su mente trae algo de aquella experiencia que le dejo marcado para siempre.

                                          JuanAntonio Saucedo Pimentel   LA VIDA ES BELLA 

No hay comentarios:

Publicar un comentario