Entrada destacada

El hombre oso

va  Y conocí a una hermosa mujer de nombre Sofía, que era torturada constantemente por un demonio que la acompañaba.  Le pregunte do...

viernes, 6 de mayo de 2016

crepúsculo del conocimiento

El crepúsculo del conocimiento

    Como caminar por una calle oscura alejándose de las farolas que anuncian un hermoso poblado, he viajado durante años viendo como desaparecen poco a poco las obras que iluminaron el saber humano.
Las puertas se han ido cerrando al conocimiento de valores que antaño se consideraban base del nuestro desarrollo, el mundo se entretiene con frívolos espectáculos que destruyen la imaginación y la creatividad, dejando solo rastros de historias que no tienen sentido, entretenimiento pasajero, algo para rellenar los vacíos en una existencia carente de objetivos.
    Las grandes obras se empolvan en estantes de bibliotecas poco frecuentadas, recintos de dioses que han pasado de moda, porque ahora la religión del dinero y el placer se apodera de las almas y las condena a una vida conformada por alucinaciones de consumo ilimitado, de libertad encadenada, amores que se ofenden en orgásmicas reuniones de seres inconscientes del universo que se pierde, de la existencia que se acaba.
Un planeta de locos se estremece al ritmo de los comerciales repetidos en programación digital, los ordenadores dictan cual es camino a seguir, la economía establece las normas , causa y efecto de cada proceso importante para la continuación de la producción que satisfaga, no lo que el hombre necesita, sino aquello que proporcione ganancia, lucrativa certeza de que el control sigue establecido.

Los hombres de letras, los que algunas veces se atreven a pensar, hablar para señalar errores son enviados a un destierro eterno, enmudecidos por la avalancha de criticas y desprestigio que no permite ver cual era la intención de sus apuntes.  No importa aquello que va en contra de lo establecido, que no se adhiere al criterio y los paradigmas impuestos para la enajenación de seres que se han adaptado a la contaminación del ambiente, de los pensamientos, sentimientos y emociones, que han sido diseñados desde el laboratorio para conseguir los mejores resultados, o mejor dicho, para explotar al máximo sus capacidades sin que oponer mayor resistencia.
Años de experimentación resolvieron los problemas de la conducta, se aplican con eficiencia  para beneficio de los inversionistas a quienes no les importa tener robots o seres robotizados a su servicio, solo obtener buenos resultados.
La premisa es “no tienen que saber mas de lo necesario”  entendiendo que solo se ha de proporcionar el conocimiento de aquello que sea de utilidad para la continuidad en el funcionamiento de sociedades organizadas y controladas perfectamente en la producción y consumo de bienes y servicios que enriquecen a quienes mantienen el control.

Bajo este esquema no es raro que estemos al borde de la extinción, que el mundo este envuelto en violencia, desesperación, hambre, miseria, adicciones y corrupción a todos los niveles.  El hombre ha perdido el sentido de su existir, se ha dejado arrastrar por dementes insaciables arrasando de forma irracional con la tierra, dejando un rastro de dolor y muerte a lo largo de la historia.


   No cerremos las puertas, aun hay quienes tienen respuestas, quienes a diario buscan respuestas, alternativas, solución a esos problemas que hoy plantea la existencia. El conocimiento no se ha perdido, esta ahí esperando ser rescatado, los libros contienen mucho del saber que se ha pretendido enterrar , estamos a tiempo de rescatarlo, formar las bases solidas para iniciar un proceso de recuperación que permita al hombre retornar a su humanidad, a los valores que le unen con la naturaleza y con un Dios que no esta contaminado por la especulación y la manipulación, que se encuentra en cada detalle del universo permitiendo que la existencia sea una demostración grandiosa de belleza, complejidad, variedad, misterio, donde los colores, aromas, sonidos, texturas, formas , se combinan para formar obras que nos sorprenden y demuestran que hay algo incomprensible, eterno que nos mantienen con la esperanza de salir de las sombras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario