Entrada destacada

El hombre oso

va  Y conocí a una hermosa mujer de nombre Sofía, que era torturada constantemente por un demonio que la acompañaba.  Le pregunte do...

sábado, 27 de agosto de 2016

Derecho de autor

Si todos reclaman sus  derechos de autor, que podríamos hacer o decir? mis palabras escritas o pronunciadas, mis pensamientos incluso son producto de lo que otros han hecho, sin duda el primero en reclamar sería Dios o la naturaleza para quien no es creyente, 
pero no yendo tan lejos, millones de hombres han legado sus conocimientos e inventos para que hoy podamos tener una vida comoda  facilitandonos muchas tareas, pero los  abogados se encargan de buscar en las leyes aquello que sirva de argumento legal para hacer la demanda y presentar evidencias de que se ha infringido una ley cuando un cliente con los recursos necesarios desea aparecer como el inventor o descubridor de algo que puede dejarle enormes ganancias,  como si eso no fuera una argucia inventada por los mismos hombres para complicarse la existencia,
pensamientos que se van torciendo en la maraña de locuras cada vez mas complicadas tejidas con egoísmo y ambición .

Arte, filosofía , ciencia, tecnología son productos del conjunto humano, de la constante evolución de sociedades, de la aspiración del hombre por alcanzar la perfección, por encontrar respuestas, facilitarse una tarea o crear algo nuevo, no existía en principio ese temor a  decir algo o hacer algo que originara un reclamo legal, hoy las cosas son diferentes, los derechos de autor pueden alcanzar grados irrisorios, totalmente absurdos, limitando en muchas ocasiones a quienes mejoran un producto o difunden una idea, una obra, que de poder ser universal, pasa a ser privada . 

La obsesión de poseer nos limita, el altruismo fue algo que nos condujo a la difusión de la cultura y a grandes avances en todos los campos, tenemos que comprender que no hay mejor manera de perfeccionarnos que la que nos brinda la posibilidad de compartir sin restricciones.

el mejor negocio es darnos unos a otros lo que producimos con nuestra mente y nuestros actos, la mayor ganancia es aquella que proviene del conjunto humano, de la aportación que hacen millones de personas para que el mundo sea mejor . 
Dar y recibir, ese es el punto. 

lo que no se vale es proclamarse autor de algo que otra persona realizo, es algo muy común y fuente de muchos disgustos, porque normalmente esas personas que se adjudican autorías son egoístas y con los conocimientos y capital  para efectuar esa clase de robos, afortunadamente muchas cosas le son imposibles de imponerles su sello por la difusión que hoy tenemos en las redes sociales, lo cual da oportunidad a que una idea se difunda rápidamente y se pueda rastrear la fuente original.  

lo mejor es no hacer caso de los vendedores e ir con los productores, la gente que trabaja, los que hacen posible que una idea se convierta en realidad, quienes se esfuerzan por encontrar mejoras en sus tareas porque les afecta directamente, son ellos los que tienen las mejores respuestas y quienes hacen y ofrecen sus acciones sin esperar mayor recompensa que la satisfacción de lograr un objetivo.  Para ellos debe ser nuestra admiración y reconocimiento. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario