Entrada destacada

El hombre oso

va  Y conocí a una hermosa mujer de nombre Sofía, que era torturada constantemente por un demonio que la acompañaba.  Le pregunte do...

sábado, 28 de enero de 2017

el pequeño ladrón

    Justo llegue cuando la policía intentaba llevar a la delegación a un joven de unos catorce años 
- que se supone que estas haciendo en ese auto?
- no es auto, es la camioneta de mi tío y me envío a sacar una cosas
- donde esta tu tío y las llaves ?
- El anda por ahí comprando algo y las llaves se me han de haber caído dentro, entre los asientos y la palanca de velocidades cuando ustedes me jalaron
- si tenias la llave , por que sono la alarma?
- no lo se!
- por que intentaste correr para escapar?
- porque  me han dicho que la policía es mas peligrosa que los delincuentes 
los curiosos rieron, algunos gritaron que lo soltaran, que solo era un muchacho , yo me acerque al oficial y le mostré mi identificación diciendo que era el propietario de la camioneta, me hizo algunas preguntas, le mostré mis llaves e hicimos la prueba de que efectivamente funcionaban apagando la alarma, me dijo que revisara para ver si no faltaba nada.
Le dije que no era necesario, lo habían  detenido a tiempo, no presentaría cargos, les pedí que lo dejaran libre y yo me haría  cargo del asunto. Accedieron de mala gana, afirmando que por eso había tanta delincuencia en ese sector, desde niños se acostumbraban a burlarse de la autoridad, los ciudadanos no respaldamos las acciones que ellos hacían para nuestra protección, pero en fin, me lo dejaron. 

    -Así que soy tu tío, te mande por unas cosas y se te cayeron las llaves entre los asientos, vaya que tienes imaginación , deberías dedicarte a escribir historias en lugar de andar intentando robar, ya ves que no eres muy bueno para esto, de otra manera no te detienen, pero tu no tienes la culpa, seguramente no te has dado cuenta de que hay mejores oportunidades en otros campos, la vida nos ofrece tantas posibilidades que es imposible que no encontremos algo que podamos hacer para vivir dignamente.

- ja ja ja, de verdad que es un tío muy divertido, donde cree que me van a aceptar con mi facha y sin referencias, ademas que le importa, usted no tiene ni idea de lo que es andar con hambre y no tener donde pasar la noche.

-  sube, te llevaré al orfanato, seguro que ahí  tendrás comida y techo, me conocen y seguro te admiten.

- mejor me lleva a la delegación, ahí no pasa de que me suelten mañana mismo, porque en el orfanato tendré que pensar como escapar de nuevo, ya se como se las gastan, me van a castigar en el calabozo  y o en un plantón diario de mas de una hora, sabe lo que es un plantón? lo dejan a uno de pie, firmes como estatua durante mucho tiempo, se sienten mareos y ganas de dejarse caer, pero si eso sucede llueven patadas e insultos. 

-entonces ya has estado en el orfanato, te invito a comer y mientras me cuentas tu historia, tal vez encontremos otra solución. 

Mientras el relataba las aventuras y desventuras de su existir recordé que tenía un amigo que necesitaba un muchacho para hacer mandados, el era arquitecto, ya viejo requería de alguien que le hiciera toda clase de tareas fáciles , sobre todo traer o llevar cosas a casa de su suegra, ella vive a tres cuadras de distancia, es una relación extraña porque siempre se apoyan uno al otro a pesar de llevar años de que ni siquiera se ven, solo se comunican por teléfono. 

Que te parece la idea? le pregunte a Ramiro, que ese me dijo era su nombre
- suena mejor que ir al internado

- no te vaya a pasar de listo, te busco hasta debajo de las piedras y te aseguro que te llevo de regreso a donde ya sabes.
 - estese tranquilo, yo tengo palabra, me voy a portar bien.

El arquitecto es un hombre que le gusta mucho su profesión , ahora solo se encarga de revisar algunos trabajos de colaboradores, te va a gustar su casa y la forma en que vive, ahí no te faltará nada, pero seguramente te enviará a la escuela, para el es algo sagrado que la gente aprenda algo útil. 

- ya le dije que se este tranquilo, yo le cumplo mientras me traten bien. 

Eso sucedió hace mas de veinte años, el arquitecto llegó recientemente los ochenta y fui a su festejo, estábamos muy alegres, sus muchos invitados le felicitaban, le traían regalos y buenos deseos, nos sentamos en el jardín de su casa donde se había preparado el banquete, media docena de mesas redondas llenaban el espacio y los meseros nos atendían con excelentes platillos y vinos , todo era alegría, tal vez el único comentario amargo fue el que  hizo sobre Ramiro, diciendo que no se había sabido nada de él desde que se recibió de arquitecto. 

La fiesta duro hasta altas horas de la noche, lo que había empezado en comida paso a ser cena y luego baile, los jóvenes nos servían de entretenimiento a los mas viejos, que mirábamos con cierta envidia esa energía y facilidad de movimientos, no hay como ser joven nos decíamos con la mirada mi amigo y yo. 

De pronto mi esposa me dio un tirón en el brazo y dirigió sus ojos en dirección de la entrada al jardín, ahí parado estaba Ramiro, elegante, con un gran regalo en la mano y con una hermosa joven que le acompañaba, se vino directamente a nuestra mesa y de pie frente a su protector y maestro le extendió los brazos, fue un momento muy emotivo, ambos estaban ahí como si no existiera nadie mas, sintiendo algo que no se puede expresar y solo los que han vivido ese tipo de experticias pueden imaginar.
Ramiro presento a su novia y al hacerlo le dijo a ella
-Estas frente a un hombre que ha sido como un padre amoroso para mi, es a quien debo lo que soy y es el quien se merece mi respeto y admiración. 
Los presentes estábamos en silencio, como si fuera un acto sagrado al que asistimos, nunca hubiera yo imaginado tal escena, recordé la ocasión en que había conocido a ese hombre , cuando el era un niño harapiento, mugroso, con hambre, lleno de rencores a la sociedad y no podía creer que se hubiera convertido en ese profesionista que alcanzaba un punto que pocos alcanzamos en la vida, ser agradecido  con quien nos ha dado el soporte, demostrar amor, respeto , admiración a quienes nos dirigen por el camino correcto para alcanzar grandes objetivos. 
 Creo que muchos recibimos una lección ese día, o mejor dicho, varias lecciones
la primera es que vale la pena ayudar a quienes lo necesitan, siempre hay formas de hacerlo.
La segunda, confiar en el prójimo, no desestimar a la gente por su condición social o económica.
La tercera, agradecer siempre a quienes nos tienden la mano. 
    He querido compartir esta historia, porque hay muchos que piensan que no vale la pena ayudar, tienen miedo de ser víctimas de estafas o chantaje , ciertamente hay muchos ejemplos que nos predisponen a tomar precauciones, pero vale la pena intentarlo, con uno solo que logremos ayudar a salir adelante nos sentiremos muy satisfechos, no hay nada comparable a la satisfacción de ver que alguien a quien ofrecimos soporte se levanta victorioso. 

Dias mas tarde tuvimos otra reunión con el arquitecto, quien me pidió que nunca fuera a decir su nombre en mi relatos, no era necesario, según su criterio, hacer el bien para presumir es solo vanidad. 
-Quiero que te enteres ademas que Ramiro ha sido la mejor inversión de mi vida, me ha querido pagar todo lo que costo su educación profesional, lo calculo con todo y los intereses bancarios, jajajaja, de verdad que me he reído, para que quiero yo dinero a estas alturas del partido, me ha hecho sentir muy orgulloso, ahora  está a cargo de varias obras para el gobierno, entre ellas la construcción de un nuevo orfanato. 
Te das cuenta las vueltas que puede dar la vida?
- si, algunas cosas en la vida superan a la fantasía, que bueno que pudimos ser parte de esta historia mi querido arqui, ha sido increíble . 

No hay comentarios:

Publicar un comentario