Entrada destacada

El hombre oso

va  Y conocí a una hermosa mujer de nombre Sofía, que era torturada constantemente por un demonio que la acompañaba.  Le pregunte do...

domingo, 29 de enero de 2017

Desde el inicio de los tiempos

    Me senté en una banca del jardín donde se encontraba un hombre como de mi edad y le salude con le común "buen día" el apenas levanto su mano en señal de saludo.  Intente iniciar una platica y le dije:

anoche vi un documental en la TV donde mostraban el hallazgo de tres niños momificados  en lo alto de una montaña, pertenecían a los Incas, posiblemente con una antigüedad de mas de quinientos años, haciendo en esas pequeñas momias estudios para determinar las causas de su muerte, su tipo de alimentación, las enfermedades que pudieron padecer, etc., mientras se hacían comentarios de la crueldad y fanatismos de esa gente que sacrificaba de tal forma a sus niños creyendo obtener así el favor de los dioses .
   Pensé que nosotros actualmente no solo asesinamos niños, también mujeres, ancianos, viejos o jóvenes por miles en aras de cualquier cosa, incluso por una simple variación de idea religiosa o por no estar de acuerdo en el tipo de gobierno.
Usted que opina?, el hombre levanto los hombros como si no quisiera opinar y yo continue:

 Me he preguntado cuando inició la corrupción del hombre  o como llegamos a al estado deplorable en el que nos encontramos con un mundo caótico donde la violencia y la injusticia impera y retrocediendo en el tiempo me doy cuenta de que el deterioro fue algo que nació con el hombre mismo, como parte de un proceso natural en donde la renovación se realiza a partir de una serie de cambios que van desde el nacimiento a la muerte de cuanto existe en el universo.

    Los líderes han existido desde el principio , seres que creen tener la sabiduría, el derecho otorgado por los dioses para gobernar y dirigir, para ostentar poder , acumular riqueza y realizar toda clase de desiciones aun cuando los resultados evidenciaban su falta de razón .
    Los considerados súbditos o vasallos, que han sido en realidad los que realizan las tareas necesarias para la construcción y mantenimiento de las sociedades humanas, se han dejado manejar como piezas de un juego de poderes, un juego de muerte, dolor, tragedia, destrucción constante, aumentada conforme han transcurrido los siglos, hasta llegar a este punto en que estamos listos para exterminar la vida por completo del planeta entero, los factores son los mismos, temor profundo a la muerte, a lo desconocido; la pretendida esperanza de alcanzar inmortalidad con el efecto de acciones que marquen para siempre una huella en el espacio y el tiempo, conduciendo a los mas desesperados a la locura extrema en donde se pierden los conceptos humanos, se alcanza el grado mas alto en la escala de los depredadores, los irracionales seres que son capaces de sacrificar millones de vidas sin el menor remordimiento.

   No es el ansia de poder y riqueza lo que mueve a tal destrucción, es un deseo oculto en lo mas profundo de los hombres, la búsqueda de su propio aniquilamiento que lo libere de ese temor que lo acompaña mientras vive, porque desconoce lo esencial de su existir, porque no sabe que significa la propia vida y ha inventado toda clase de justificaciones, de explicaciones teológicas o filosóficas que no terminan por convencerle ni le han dado la pauta para un cambio de proceder, siempre sigue el mismo camino, la confrontación consigo mismo, la insatisfacción que no se puede apagar por mas que obtenga triunfos, poder, riqueza, una repetición que ha determinado el comportamiento de quienes se erigen gobernantes y lidere en el mundo.

     No hay forma de detener el proceso, ya hemos avanzado demasiado, el planeta ha sido contaminado y alterado de una forma irreversible, seguiremos con nuestra labor destructiva hasta el final, de verdad una gran demostración de estupidez suprema, o simplemente un proceso que determina la evolución, el cambio, la renovación.
 Estaba en pleno discurso cuando apareció una joven y con señas que hacen los sordomudos se dirigió al hombre a mi lado mientras me sonreía y me daba los buenos días.
El hombre se levanto y se fueron caminando por el sendero del parque mientras yo pensaba, creo que hoy si he hablado con quien debo siempre hacerlo, así no molesto a nadie y me evito las criticas y los malos entendidos.  Total de todas maneras no es tan importante ser escuchado, mejor actuar y hacer algo para que esto se componga, por lo menos voy a levantar basura de este lugar que parece que vienen cerdos y no personas y riendo para mis adentros me dedique a esa tarea.

eso de andar de hablador no deja nada bueno, la cosa es seguir adelante, haciendo mas que diciendo, el que dice y no hace es como el árbol que nunca da frutos, si hubiera sido mudo me hubiera ahorrado muchos problemas, quien sabe?  el que nace para tamal del cielo le caen las hojas .

  

No hay comentarios:

Publicar un comentario