Entrada destacada

El hombre oso

va  Y conocí a una hermosa mujer de nombre Sofía, que era torturada constantemente por un demonio que la acompañaba.  Le pregunte do...

miércoles, 8 de febrero de 2017

El nuevo Candido

Aun cuando no fui echado a patadas de ningún castillo por haberme involucrado sentimentalmente con la hija del potentado al que pertenecía cuanto existía en el entorno incluyendo mi propia vida, he pasado también muchas de las penalidades que Candido, presenciado a través de la televisión la muerte de miles de hombres en guerras con cualquier pretexto, la bendición y devoción de cada combatiente, creyendo que la razón les asistía mientras los poderosos se alimentan del producto de la destrucción y la muerte. 

      He sido objeto de engaños y malos tratos, caminado por muchos senderos, practicado aquello que me imponía el destino, la vida no es sencilla cuando se es pobre y aun siendo rico tampoco lo es, porque  existe una correlación directa entre los que tienen y los que no tienen, siendo unos servidores de los otros, unos patrones, otros empleados, respirando el mismo aire, compartiendo los mismos espacios en distinta forma tal vez, porque mientras que unos disfrutan los otros padecen, para que al final terminen en el mismo cementerio.

    El mundo gira, las cosas cambian repentinamente, me pude ver en lo alto de la cima, convivir con quienes son señores, los que han sido educados para mandar y jamas servidores, quienes ven a los miserables como seres de otro mundo, incomprensibles son los sentimiento, si es que los tienen, entre los que adoran la riqueza y el poder, lamentable su existencia carente de amor, siempre preocupados, temerosos de perder lo que tienen, de ser víctimas de un secuestro, un chantaje, un fraude que los ponga en el umbral de la muerte, porque de ninguna manera han de aceptar ser pobres, primero el suicidio que verse en la miseria. 

   La lucha y la corrupción son parte de la existencia, no hay mayor complacencia que hundir a un competidor, verse como un triunfador en la revista de economía , sentir que el mundo esta a sus pies, mientras sus empresas crecen, reciben adulaciones, se regodean en reuniones donde la vanidad es un deleite, la mentira un arte y no hay restricciones. 
   Los hijos esperan la muerte de los padres para recibir la herencia, los abogados se frotan las manos viendo cuan lucrativo es trabajar para estos señores que siempre tienen algo que arreglar o desarreglar según convenga y donde el dinero corre a raudales. 
  
  Programas de televisión y películas  tienen como argumento los sueños de millones, el gran amor, el gran tesoro que se encuentra, la gran herencia que deja un pariente lejano, la aventura en los lugares mas increíbles, el triunfo,  el objetivo que se alcanza, la guerra, los crímenes resueltos, el gran asalto, los negocios que transforman un hombre pobre en multimillonario , mujer que atrapa marido rico y por supuesto siempre mucho sexo y violencia para compensar el aburrimiento de la rutina que a diario se vivimos los Candidos  multiplicado por el mundo. 

 No todo lamentable, nada de eso, en medio de este embrollo de acontecimientos hay tiempo para la diversión, el drama se compensa con la comedia, llanto con risa, dolor con placer , el odio con amor, sin que apenas nos demos cuenta de lo rápido que transcurre la existencia, entonces llega el tiempo de los achaques, las enfermedades, los nietos corriendo por el jardín, los médicos recomendando toda clase de tratamientos, los paseos sin prisa, el relax de un retiro, los recuerdos de un ayer que fue emocionante y la muerte aparece repentinamente marcando el final de la senda. 

    Increíble lo rápido que eso sucede, si tuviéramos consciencia  no perderíamos oportunidades, instantes en que la felicidad aparece y le rehuimos pensando que hay cosas importantes que atender, nada es mas importante que aprovechar los momentos para gozar, sobre todo cuando hay algo divertido y placentero que compartir.   No vale la pena aprender, saber no es garantía de felicidad, tener tampoco, la vida se diluye a cada momento y no hay que dejar escapar un solo instante.

  los dejo con sus reflexiones yo tengo que ir a caminar al parque , es una tarde maravillosa, el cielo teñido de colores, las nubes brillando con los últimos rayos de sol y las aves volando en parvadas a sus lugares de descanso, un día mas se termina, hay que aprovechar estas ultimas horas. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario