Entrada destacada

El hombre oso

va  Y conocí a una hermosa mujer de nombre Sofía, que era torturada constantemente por un demonio que la acompañaba.  Le pregunte do...

lunes, 20 de febrero de 2017

La aventura de vivir

   Las ocho y media de la mañana, la entrada principal a la matriz del Banco Central igual que de costumbre en los días de labores, una multitud de empleados apresurados entrando como si fuera un torrente humano imposible de parar y agolpándose frente a los elevadores, el edificio de ocho pisos era la madre y el padre de un sistema que controlaba gran parte del mundo financiero en esa época, ahí se concentraban las mentes y los elementos para garantizar que el dinero fluyera de manera conveniente, según los criterios de los hombres reconocidos por sus capacidad para controlar el mercado.
Banco, aseguradora, hipotecaria, inversiones, etc., cada empleado sabía su lugar en ese inmenso bosque de escritorios y privados que se extendía en todas direcciones saliendo de aquellos muros para impactar la vida de millones en toda la nación y yo entre los afortunados  en ese centro de movimientos continuos donde se decidían tantas cosas importantes , viendo como el capital se convertía en las cosas mas increíbles, fabricas, grandes constructoras, fundiciones, hospitales, en fin , eso que hace funcionar a las sociedades humanas, pero ese día en particular, un 23 de febrero algo inesperado sucedió al entrar al edificio.

    De pie en medio de la sala de recepción estaba una dama elegante, me pareció confundida, incluso espantada por el trafico humano que la rodeaba y se movía continuamente hacia los elevadores donde desaparecían sin apenas notar su presencia, como si cada uno de esos seres estuvieran hipnotizados y concentrados en una tarea rutinaria que no se alteraba, ella no era importante, no era parte del diario acontecer, ni con quien tuvieran que relacionarse, por lo tanto era invisible ante quienes actuaban por costumbre sin atender detalles,  me acerque diciendo -la puedo ayudar en algo?

- por fin, creí que nadie me atendería, quiero hacer un deposito pero creo que he llegado temprano
- no se preocupe, en unos minutos abren las cajas, mientras puede esperar en la sala, le acompaño ?
Fue de esa forma que conocí a la señora Odete viuda de Lorenzano dando inicio a una amistad que duraría hasta el día de su fallecimiento y que me dejó valiosas enseñanzas para tomar desiciones y vivir con la seguridad de que estaba haciendo lo que mas me convenía, lo que me satisfacía. Fue el instante en que se rompió el encanto de la rutina, de la educación que condiciona, despertando a un mundo en donde la vida es una aventura.

   Así de sencillo ocurre, de pronto el mundo es diferente, un acto puede cambiar por completo la vida, eso me sucedió aquel día, porque descubrí el poder de decidir, de tomar un camino distinto al recorrido siempre, ver desde otra perspectiva las cosas para comprender que atarse a una rutina, a una empresa, a un objetivo puede destruir la posibilidad de ver cosas increíbles, de encontrar tesoros que pocos han visto, de vivir en la paz consigo mismo, en el gozo de saberse libre.

Odete , como la maioria de las mujeres ocultaba su edad tras accesorios tratamientos, yo calculaba que estaba a punto de alcanzar  los setenta aun cuando se veía como de cincuenta y tantos, mis cálculos se basaban en las cosas que fui conociendo de su pasado, relacionando acontecimientos, la edad de sus hijos, etc., pero lo que me sorprendía era su vitalidad, su manera de expresarse de la vida con tanto entusiasmo, decidida a encontrar cada día algo de que sorprenderse, repitiendo que la vida es una aventura donde vale la pena arriesgarse para explorar lo desconocido.

    El haberle ofrecido mi ayuda resulto ser el pasaporte o la inscripción a un curso de vida que no hubiera podido pagar jamas, relacionarme con una persona que tenia los argumentos para convencerme de que es un desperdicio detenerse a buscar la fama o la riqueza, sufrir por una desilusión u obstinarse alcanzar un objetivo.  Para ella la vida se tiene que dejar fluir, como el viento, como la lluvia, como el aguan del río  o las olas del mar, es la oportunidad de gozar, de conocer, de vibrar con las maravillas contenidas en el universo.

-Tienes que viajar, conocer muchas personas, apreciar las distintas culturas en sus diferentes expresiones, hay tantas cosas que no tendrás suficiente tiempo para entender ni una pequeña parte de ellas, pero te aseguro que no te has de arrepentir de lo que puedas encontrar recorriendo caminos, conociendo gente que siempre tiene algo que enseñar.
     Es cierto eso de que "cada persona es un libro"  no lo olvides !  aun en los mas humildes, en los que te parezcan ignorantes, tontos, o desquiciados hay algo que puedes admirar, porque son una manifestación única, irrepetible  y hoy que se aprecia tanto la originalidad no puedes negar que cada uno  es original jajajaja .

    Aprendí que nadie puede ocupar mi lugar, que nadie puede hacer las cosas como yo las hago, que estoy en el sitio que tengo que estar, simplemente decido que es lo que hago conmigo mismo, pero no aspirando a ser lo que otro es, sino desde mis propias características, no he de seguir otras huellas, porque mi camino es otro.
      De esa forma he vivido, de ahí se han generado mis propias manifestaciones, soy parte de esta generación cibernética que se acerca peligrosamente a su auto destrucción, que se confunde entre las relaciones impersonales y el deseo de ser mas humanos, buscando algo que le ayude a sobrellevar su vida falta de motivación y sin embargo estoy vacunado contra su influencia, porque no me interesa obtener mas, poseer, acumular, es un desperdicio no dar oportunidad para que otras cosas lleguen cuando uno va saturando su mundo, impidiendo que algo nuevo nos deslumbre.

   Mi salvación fue ese momento en que ofrecí ayudar a Odete y encontré mil formas de vivir distintas entre campesinos, obreros, empleados, empresarios, comerciantes, profesionistas, intelectuales, artistas, drogadictos, alcohólicos, prostitutas, inversionistas, seres decepcionados o soñadores, gente que a diario  despierta preocupados por muchas cosas pero no por vivir,  vivir realmente, quiero decir, procurar gozar un poco lo que tienen, buscar la aventura, el placer de conocer algo diferente, de intentar algo distinto.
      Ciertamente renuncie a una vida estable, o por lo menos con así lo apreciaban mis compañeros que mas tarde se darían cuenta de su equivocación cuando la banca paso a ser propiedad  publica y mas tarde entro en serios problemas dejando a miles desempleados.

   por supuesto que no les he de dar ningún consejo, he comprendido que nadie aprende en cabeza ajena, que ustedes han de seguir la senda que consideran adecuada aun cuando tengan mil objeciones, solo estoy contando lo que me sucedió una mañana y como eso influyo en mi vida.  Ustedes seguramente encontraran otros puntos de ruptura, donde podrán decidir cual ha de ser su camino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario