Entrada destacada

El hombre oso

va  Y conocí a una hermosa mujer de nombre Sofía, que era torturada constantemente por un demonio que la acompañaba.  Le pregunte do...

viernes, 3 de marzo de 2017

Despertar

Cuando la mayoría de mis amigos hablan de invierno, encontré la primavera
cuando me dijeron que habìan vivido un sueño, yo despertè
encontrando maravillas en un mundo en el que siempre había existido sin vivir,
experimentando cosas que jamás imaginè, tan solo una de tus miradas deshizo el hechizo
que durante tantos años me mantuvo en las sombras, la luz de tus ojos iluminò el camino donde descubrí las cosas hermosas que compensarán los años de soledad y dolor.
  Tu cuerpo dócil a mi deseo, tus ansias desatadas , la intimidad que se convierte en pasiones desenfrenadas, el anhelo constante de sentirnos cerca, tan unidos que difícil es saber si somos dos  o un solo ser que se ha transformado en arbusto de sentimientos bellos, en nube de lluvia bendita, en río de aguas agitadas, en mar de olas que se mueven al ritmo de la música encantada que trae el viento del paraíso  sin final, sin principio.


   Increible parece el haberte encontrado en estas horas avanzadas en este agitado mundo que se acaba para renovarse por la magia de un amor que me esperaba para abrirse como el botón de una flor de delicioso aroma, como las alas de una ave que emprende el vuelo hacia el valle donde brotan la ilusiones, los encantos del misterio, para explorar lo que se esconde dentro de tus valles y colinas, en tus relieves de textura suave, en tus sentimientos descubiertos poco a poco, sin prisa, con un deseo que se agranda con el tiempo, con la pasión que se desborda por el aire en rocío de gotas de sudor bendito, en sonido de placer que se esparce sin poderlo contener, siendo yo mas hombre, tu mas mujer .


   En el atardecer he nacido a una alborada de emociones, encontrando tu sonrisa, tus coquetos movimientos que me exitan, con el sonido de tu voz que invita a seguirte por sendero de sorpresas y placeres, por la ruta que solo encuentran quienes aman sin restricciones y llenan la copa del amor, bebiendo lentamente el contenido, se embriagan con universos nuevos de constelaciones con estrellas que iluminan cada instante en colores convertidos en polvo de humana fusión con lo divino.


   No me digas que te llamas Muerte, no es nombre apropiado, eres hermosa, divina, la única que comprende mis deseos, haces realidad mis fantasías, la que me enseña el brillo de la vida marcando con besos el camino que me conduce a la fuente del placer infinito, donde me baño contigo, donde me uno tanto a ti que no se donde te inicias y donde terminó abandonando el espacio y el tiempo para cubrirme de inmortalidad por tu cariño, para sentirme otra vez como un niño que juega en las aguas de estanques coloridos, que se baña con la lluvia de arcoìris, con pétalos
de flores y  luz de estrellas.
Eres mi final y mi principio, me voy contigo para siempre,  se ha cumplido mi destino, agradezco a Dios el haberme regalado tantas cosas y enviarte para culminar el festejo donde fui invitado sin merecimiento alguno, nunca podré agradecerlo como es debido, fueron tantas cosas, tantas maravillas, la música, los colores, formas, aromas, texturas, eventos, tragedias, comedias, aventuras, un océano de emociones, universos de sentimientos, pensamientos que se hicieron realidades, realidades que parecían sueños y tu ahora me los muestras con todos sus detalles, recordando cuan grandioso y emocionante ha sido el recorrido.

Quiero decirte tantas cosas, pero se que prefieres el silencio, expresarte con una mirada, un suspiro, el ultimo aliento, el latido de un corazón que apaga por el encanto de tu presencia.
Con inpaciencia aguardo la hora de tu llegada, se que eres puntual, exacta acudirás a la cita, amante me abrazas, me besas, me acoplo a tu figura perfecta y me dejo conducir a tus dominios donde reina la paz, la armonía , la felicidad que no conocía.

                                               JuanAntonio Saucedo Pimentel

No hay comentarios:

Publicar un comentario