Entrada destacada

El hombre oso

va  Y conocí a una hermosa mujer de nombre Sofía, que era torturada constantemente por un demonio que la acompañaba.  Le pregunte do...

jueves, 31 de enero de 2013

Conversación con mi ángel VI


Conversación con mi ángel VI


Cada día y cada obra debes dedicarla a Dios, no te envanezcas por tus logros ni seas prepotente e indiferente ante tus hermanos que no alcanzan lo que tu consideras éxito, porque el Señor sabe cuales son las causas y donde les ha de conducir.

Trabaja arduamente por mejorar tu mundo y evita caer en la tentación de obtener ganancias haciendo algún mal, porque tu alma ha de resentirse, el dolor no se apartara y serás victima de tus propios actos. Tu eres el verdugo de tu espíritu cuando haces lo indebido, no puedes escapar de tu conciencia, sabedor de lo que has dañado tendrás remordimientos perdiendo la tranquilidad y la dicha.

El bien te endulza la vida, te da satisfacciones dejando tu senda libre de angustias, sabedor de que no lastimas a nada ni a nadie podrás gozar de la paz en tu espíritu y gozar intensamente al ver que tus obras son buenas y eres capas de compartir la dicha y tus dones con tus hermanos. Porque ¿de que te ha de servir ser un hombre con grandes cualidades si no las utilizas para el bien y las compartes con quienes te rodean? Observa como viven los que en la avaricia se han convertido en solitarios seres desdichados, faltos de amor y de paz.

No actúes por temor, sino por la convicción de que eso es lo conveniente para tu espíritu y para tu dicha, deja que las cosas importantes sean controladas por Dios, que es quien conoce cuales son las direcciones correctas en la evolución del universo. Aun en tiempos difíciles has de comprender que hay un sentido y una razón, tu has sido invitado a presenciar el dolor y la felicidad, la tempestad y la calma, el desierto y el mar, porque cada elemento y cada suceso tiene un acomodo dentro de la gran obra de Dios.

Que tu arrogancia no te ciegue y creas que eres superior a cualquiera de tus hermanos, porque Dios ha otorgado a cada uno un sello especial de autenticidad y cada ser es irrepetible e irremplazable en su obra, tu no eres quien para calificar, juzgar o acomodar a tu antojo lo que el ha determinado.

Ama intensamente la vida y cuanto en ella existe, disfruta con intensidad que el Señor te quiere feliz y desea que disfrutes de sus obras, no te limites en tu esfuerzo por compartir esa dicha con tus hermanos , actúa con bondad, sencillez, pero sobre todo, consciente de que es Dios quien te ha otorgado la oportunidad de hacerlo y es a quien has de respetar y amar como un verdadero padre.

Mi ángel se esfumo en la noche y me dejo dormido soñando con las hermosas playas y los caudalosos ríos con las increíbles cascadas donde algunas veces se pinta el arcoíris.
Vi peces de colores, aves de hermosos plumajes, canoras que alegraban los bosques, flores de muchas formas y colores que con su aroma perfumaban la tierra y gente riendo, gozando de una fiesta, la fiesta de la vida. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario