Entrada destacada

El hombre oso

va  Y conocí a una hermosa mujer de nombre Sofía, que era torturada constantemente por un demonio que la acompañaba.  Le pregunte do...

martes, 15 de enero de 2013

Conversación con mi ángel II


 Conversación con mi ángel II



   Mi ángel apareció porque mi inquietud lo llamo , se dirigió a mis pensamientos y dijo:
Son tu miedos los que me han llamado o tus continuas preguntas sobre la razón del existir?  El temor al comportamiento irracional de muchos de tus semejantes es casi igual a tu deseo de comprender que significado tiene la vida del hombre frente al cosmos.
Te angustia el no tener control sobre tantos acontecimientos que se suceden en la tierra, enterarte de los crímenes y problemas que aquejan a la humanidad te presiona al punto que no duermes tranquilo, pero sabes que no hay mucho que pueda hacer, solo Dios tiene la solución, porque el hombre se ha perdido en sus ambiciones, en su insaciable sed de poder, en su egoísmo sin limites y en sus miedos, porque sus aparentes riquezas y conocimientos no han servido para mitigar el temor de su alma ante lo desconocido.
    Tu, al igual que muchos otros hombres , quieres encontrar la forma de iluminar en las sombras, ver y responder a preguntas que la humanidad no ha podido responder, pero siempre se ha pretendido lo mismo, el camino recorrido los ha llevado a tener conocimiento de leyes universales, de las composiciones químicas, de la razón de eventos que antes os causaban temor, pero eso no ha servido para que el hombre sea mejor, solo le ha dado la posibilidad de destruir en mayor escala, de llevar al planeta a un desequilibrio que amenaza con la aniquilación total, con el exterminio.
Has olvidado que Dios esta cerca y lejos, que puedes dirigirte a el, que puedes tener fe aun cuando el mundo termine, porque quien ha originado el cosmos lo puede transformar en lo que desee, tu eres parte de ese cosmos, por lo tanto eres transformable, estas sujeto a sus leyes, pero también estas en sus sentimientos, los que no son en nada parecidos a los de los hombres.

   Me es evidente que no han de ser como los de los hombres, que su poder y magnificencia no se puede comparar a nada porque el Señor lo es todo, pero entonces nuestras insignificante actitud, nuestra estupidez e ingratitud no han de afectarle ni ha de castigarnos, simplemente ha permitido que las cosas sigan su curso natural, incluso cuando hemos alterado el orden con nuestras acciones. Somos quienes cavamos nuestra tumba, los que han de transformar la tierra en un símbolo de la estupidez humana, en el icono de la muerte, pero eso no tiene sentido, no veo para que vivimos, para que luchamos y procuramos ser mejores, al final simplemente seremos transformados, integrados a la formula cósmica donde se originan los cambios continuos y los procesos infinitos, eso es algo injusto, porque nuestra torpeza es parte de nuestro origen, no hicimos mas que lo que podíamos hacer con nuestra limitada capacidad para comprender. Nuestros miedos no fueron causados por deseo, sino por una mala comprensión , pero esta tiene origen en la falta de capacidad para percibir la luz que ilumina el sendero correcto.
Nuestra imaginación nos ha traído a esta encrucijada donde no hay salvación ¿o acaso podemos hacer algo para salvarnos y ser mejores?

   Primero tienes que reconocerte como hijo de Dios, tener fe en su amor y en lo que Cristo proclamo, esto es, no buscar la riqueza y el poder, sino la humildad, actuar con bondad, caridad, tened presente que el esta en cada cosa y todos los instantes de vuestra existencia, que por lo tanto cada partícula es importante, cada ser es un elemento que no puede ser substituido, original , que no os pertenece, sino que esta cumpliendo una función dentro del universo y debes cuidar de no alterar su proceso, porque no esta en ti saber las consecuencias.
Tu organismo ha de ser alimentado y mantenido en las mejores condiciones, los exceso le perjudican, lo corrompen , eso también se aplica a tu espíritu, tienes que alimentarlo y mantenerlo adecuadamente, las buenas obras, los pensamientos sanos, la limpieza de tu proceder es garantía de que estas cerca de Dios. No hay mayor satisfacción que sentir la tranquilidad, el gozo, el amor del universo rodeándote, regalándote sus bellezas, su diversidad, grandeza, que se abre a tu espíritu cuando esta sano.
Muchos mensajes has recibido en este sentido durante tu vida, el hombre ha cerrado su alma , es un ciego que no percibe la verdad y se afana por caminar en las sombras emocionado por sus aparentes triunfos, arrastrándose en el lodo de su corrupción, su arrogancia, vanidad que choca frente a la pobreza extrema, el hambre, las injusticias y se  esfuma en la agonía de su vejez y con su muerte.
Si lo entiendes no has de temer mas, ni buscaras mas respuestas, porque el Señor esta al tanto de cuanto sucede y no eres quien para juzgar o mostrar a otros su camino, cada ser tiene una función que cumplir, cada hombre tiene una conciencia que le señala la diferencia entre el bien y el mal, las distorsiones accidentales hay quienes las intentaran remediar, pero no ha de ser posible sin la voluntad de Dios.  Esto no quiere decir que has de dejar que todo transcurra sin que hagas el menor esfuerzo por remediar un mal o por hacer algo positivo, sino que al final el resultado estará sujeto al diseño cósmico dado por el Señor.
No critiques porque no eres ni mas ni menos que otros, no puedes ser juez cuando desconoces las causas y las formas como se realizan los procesos en el universo, tu percepción no alcanza para entender lo que es tu propia existencia, así que es demasiado pretensioso creer que entenderás las relaciones y condiciones del cosmos.
Acude a la oración, a la meditación, al trabajo con fines positivos, camina rectamente y no te lamentaras, porque aun cuando las cosas no resulten según tus expectativas, deberás tomar en consideración que no eres quien controla cada suceso ni las vidas de quienes te rodean.
No seguirás las huellas de otros hombres , porque no te llevaran a por tu senda, ni pretenderás que otros te sigan, no creas que eres un hombre que puede mostrar la luz, porque entonces tu oscuridad aumentara.
Si recibes criticas, te consideran indigno, intentan humillarte, o incluso te agreden, se fiel a los principios que tu conciencia señala, no tienes que escuchar a los falsos predicadores, ni entrar a los templos suntuosos, sino ser humilde en tu propio templo que has de consagrar a Dios, sin cuestionarte, sin angustiarte por lo que no comprendas.  Tu humildad te ha ensalzar y tu riqueza será la paz y felicidad espiritual. Descansaras con la confianza de que hiciste tu mejor esfuerzo, que respetaste la obra de Dios, que procuraste no dañar a tus semejantes , caminaras confiando hasta el  final de tu camino. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario