Entrada destacada

El hombre oso

va  Y conocí a una hermosa mujer de nombre Sofía, que era torturada constantemente por un demonio que la acompañaba.  Le pregunte do...

lunes, 28 de enero de 2013

Conversación con mi ángel III


Conversación con mi ángel III

Y vino el ángel por la noche para decirme:
Muy conveniente es para ti , como para la mayoría de los hombres, interpretar sus pensamientos y sus emociones según las condiciones que os favorecen, pero no has te pensar que eres profeta o que tienes un don especial para conocer los designios de tu Señor, porque mucho es pretender semejante cosa cuando no tienes la capacidad para comprenderte a ti mismo. Sal de tu sueño, ve la realidad, interpreta con objetividad para que reconozcas que no eres mas que una brizna de polvo en el universo, que no hay en ti nada que pueda compararse a la grandeza de Dios y que no esta en ti el saber cuales son sus designios.
Has de vivir reconociendo esto para que no te envanezcas , aprecies las riquezas que se han puesto a tu disposición, las disfrutes y des gracias por ello, porque no has hecho nada para merecerlo pero se te ha otorgado la gracia de que tomes conciencia de tu relación con el cosmos, no para que te llenes de arrogancia y te proclames rey de la creación, centro del universo, controlador de las leyes que mantienen su funcionamiento, eres solo un fugaz chispazo que ha de apagarse y diluirse en la inmensidad del tiempo y del espacio, de ti depende cuanto ha de sentirse alagado el Señor al ver tus obras y tu comportamiento, porque no hay nada mas indigno que ser mal agradecido y no reconocer que has sido invitado a una gran fiesta por Él y que es preciso dar gracias por todo cuanto te ha regalado.
Camina con la cabeza en alto sintiendo que haces las cosas correctamente aun cuando te califiquen de torpe, tonto, cobarde, falto de juicio y todo aquello que se utiliza para herir y motivar a que los rectos cambien de dirección y se dejen conducir por los pecadores, no han de ser ellos los que te den felicidad y paz, ni han de llevarte a la luz de tu propia alma, por el contrario la ira apagando hasta extinguirla por completo y serás infeliz hasta tu muerte.  Esto lo has sabido porque lo has percibido en múltiples ejemplos a lo largo de tu vida y no es prudente caer en el abismo cuando has contemplado lo que ocurre a otros.  Apártate de mal, de las adicciones, de la vanidad que tan fácilmente se adopta como elemento para ser reconocido en sociedad, porque has de caminar por el sendero de la gracia, de la sencillez, la alegría y la luz que solo se percibe con el espíritu limpio reconociendo la majestad de Dios y sus obras.
Creo que me estas atemorizando demasiado, yo creí que Dios amaba y perdonaba sin condición, no creo que tus mensajes me estén dando esperanza, soy un hombre que ha cometido muchos errores, he caído en infinidad de tentaciones porque mis sentidos y mis instintos son mas fuertes que mi voluntad, tengo que vivir pendiente de cada paso que doy y eso no me es agradable, me siento condicionado a forzar mi propia naturaleza para agradar a Dios, cuando que es El quien me ha dotado de estas cualidades y defectos que me conforman.
He dicho que interpretas las cosas a tu conveniencia, Dios no te condiciona, no te exige, no te castiga, no tiene nada que perdonarte porque sabe de que estas formado y como es tu naturaleza perfectamente, pero tu eres quien debe reconocerte y saber que tienes mas fuerza y voluntad de lo que te imaginas, que tu capacidad esta sobre cualquiera de tus instintos, que puedes convertirte en algo mas que un simple juguete del deseo, de los impulsos primarios y ser un verdadero hombre, digno de tu Creador, pero no por miedo, no porque has de recibir un castigo o una recompensa después de morir, sino porque en esta vida que ahora tienes puedes gozar intensamente y vivir a plenitud en la gracia de tu espíritu al caminar libre de adicciones y actos que entorpecen tu felicidad.
Entiendo, gracias por venir a conversar conmigo, pondré atención a lo que pienso y hago, quiero caminar por esa senda hasta encontrarme con Dios, amen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario