Entrada destacada

El hombre oso

va  Y conocí a una hermosa mujer de nombre Sofía, que era torturada constantemente por un demonio que la acompañaba.  Le pregunte do...

viernes, 6 de marzo de 2015

Diversión

Pasamos muchos años  aprendiendo aquello que se considera necesario para triunfar en la vida y poco nos queda para hacer lo que nos gusta, para divertirnos y gozar, afirmamos que esta escasa oportunidad es la que le da valor a esos momentos en que podemos ser felices.
 
   No se requiere de mucho para disfrutar de la vida, algunas veces solo es preciso abrir bien los ojos, poner atención en lo que nos rodea y darnos el tiempo para la contemplación y la percepción de las maravillas que nos rodean.

    Recuerdo que una vez me entretuve viendo las parejas que pasaban frente a mi. Sentado en una banca imaginaba como era su vida, y me preguntaba como seria mi pareja, aun era demasiado joven pero me intrigaba y me admiraba de ese misterio que siempre encierra la vida,  a cada paso hay una sorpresa si uno pone atención, las cosas cambian día con día, uno mismo se transforma no solo con el tiempo, sino en cada circunstancia, según las personas con las que convivimos, o las influencias que recibimos tanto internas como externas.

  Gozar no debiera ser difícil, sino algo que constantemente pudiéramos experimentar, porque hay tantas cosas para disfrutar que resulta inverosímil que no lo hagamos, desde el amanecer con sus cuadros increíbles formados por los primeros rayos de sol formando cada mañana un paisaje diferente al reflejarse en las nubes, asomando tras las montañas, matizando   las cosas conforme pasan los minutos.

   La brisa fresca, el inicio de la jornada que se anuncia como un zumbido que va creciendo, el trajín en las calles y avenidas, las miles de voces que se elevan y manifiestan en la ciudad que despierta , trinar de pájaros, campanas de iglesias, saludos, risas, buenos deseos entre vecinos y compañeros de trabajo, los niños llegando a la escuela, los vendedores preparando su mercancía, el conjunto es grandioso, un enorme espectáculo que cimbra mi existir y me hace feliz, porque se que estoy participando y apreciando al mismo tiempo.

Cada cual a su tarea, el magno concierto ha iniciado, las maquinas funcionan, el transporte se mueve continuo, oleadas de personas van y vienen en un flujo que promueve el progreso, la creación, modifica el ambiente le da un toque especial cada jornada promoviendo a los mejores actores, a destacados artistas, bellas mujeres, deportistas, artesanos,  hombres brillantes, científicos, inventores, portadores de ideas que sacuden el espíritu, promueven debates, discusiones que son entretenidas y divierten porque la mayor parte solo es una manera de competencia en la que se impone el ingenio o la razón, se ridiculiza o se exalta un personaje, una acción e incluso un sueño.

    La tarea es agradable y con los que  dicen que es trabajo  no estoy de acuerdo, porque se plantea como algo que solo se hace por la recompensa económica, lo cual, aun cuando es beneficiosa, no es lo mas importante.  Para mí el trabajo es lo que realmente dignifica la vida, me hace sentir satisfecho cuando lo hago correctamente, veo la tarea cumplida y siento que he cumplido eficientemente con mi parte en la gran obra.
 
   Ni que decir de los paseos por el parque, la visita a museos, el ver una buena película, una obra de teatro, una buena comida, el compartir con amigos y familiares, caminar bajo la lluvia o escuchar buena música, mucho mejor si se baila con una buena pareja.

    Por ultimo el amor, el sublime sentimiento que nos hace ver todo de maravillas, lo que nos mueve a ser mejores, a intentar lo imposible, a volar sin alas, soñar despiertos, sentir que somos lo mas grande que existe.  Gozar con alguien que amamos y que nos ama es la parte mas importante de nuestra vida, marca para siempre la existencia otorgando un sentido divino, es el camino mas corto y el mejor para conocernos, para encontrar a Dios y agradecer por tener la oportunidad de gozar tantas cosas .

Llega la noche y con ella el cielo estrellado, el rumor apagado de seres durmiendo, los suspiros de los enamorados, sonido de grillos y destellos que se van apagando, otro día termina, mi corazón esta alegre, estoy participando en la gran fiesta de la vida.

Cuando los tiempos difíciles vienen, cuando la tormenta amenaza y las sombras nos rodean, el amor y la fe sostienen, son los pilares donde afianzamos el coraje para salir adelante, la esperanza de que las cosas han de mejorar  , que tendré un nuevo día lleno de luz y oportunidad para encontrar felicidad.

  Los mayores siempre han advertido sobre el peligro que es acercarse al fuego, alejarse de las personas negativas, de las malas influencias, de las adicciones, fanatismo y ambiciones egoístas, porque son pantanos donde puede uno quedar atrapado.  Hoy eso sigue vigente, los peligros siguen ahí, el mal se apodera de algunos y pone trampas en el camino, caí algunas veces en ellas, mis deseos formaron ríos revueltos, aguas turbulentas que me arrastraron y lastimaron,  pero tengo la fe de que Dios esta a mi lado, que he podido caminar seguro llegando hasta aquí con el corazón lleno de gozo y agradecimiento, con la satisfacción de haber intentado hacer lo mejor  y que mis errores serán perdonados porque fueron producto de mi ignorancia o la impetuosa juventud  mas que de mi mala voluntad, ademas de que las consecuencias fueron terribles, justo lo que se requiere para darse cuenta de que se esta caminando por el sendero equivocado.

  Estoy seguro que Dios sigue conmigo porque me da la oportunidad de gozar de muchos momentos y admirar a cada paso sus maravillas, sentir que la vida tiene un sentido y es la oportunidad para tomar consciencia de de la grandeza del universo y su creador.    Creo que la felicidad consiste en eso, en apreciar la oportunidad de participar en esta gran fiesta de la vida.

     Recuerdo que alguien me dijo "Si no crees en Dios no importa, Él cree en ti",  alguien mas dijo:
"las oraciones no son para fortalecer a Dios, son para fortalecer tu alma"
     me ha servido recordarlo cada mañana y al anochecer, hacer una oración de agradecimiento, una demostración que me hace sentir bien, porque me demuestro a mi mismo que algo aprendí en el camino.
enlace  a  (El gozo de amar)

No hay comentarios:

Publicar un comentario