Entrada destacada

El hombre oso

va  Y conocí a una hermosa mujer de nombre Sofía, que era torturada constantemente por un demonio que la acompañaba.  Le pregunte do...

lunes, 2 de marzo de 2015

El jardinero . Los hijos

 El jardinero escuchaba quejarse constantemente a madres  que caminaban o se sentaban a dialogar en las bancas, eran las mismas cosas que se repetían y él se preguntaba ¿acaso no se dan cuenta de sus hijos son consecuencia lógica de una educación?  Son el resultado normal de un proceso donde los malos ejemplos y vivir en sociedades enfermas les hace actuar de la misma forma como actúa la mayoría, siguiendo las directrices que marca la moda, el entorno, las circunstancias, o al menos, esa son las justificaciones.


  En el fondo la perdida de valores se ha convertido en una pandemia que amenaza con eliminar los vestigios de las buenas costumbres, del buen comportamiento, para dejar que el hombre sobreviva en una selva de corrupción de la que es difícil escapar.

    Se ha dejado de lado la fe, la certeza de que existe un creador del universo, un Dios que cuida de su funcionamiento y nos ha permitido gozar de su obra sin condición alguna, dejando que nuestro libre albedrío marque la ruta, pero eso no implica que siempre estaremos bien, las consecuencias de nuestros actos siempre se verán reflejados en la forma como vivimos.

   Mientras el hombre siga creyéndose el rey de la creación y que tiene la suprema autoridad para hacer del mundo lo que le plazca y comportarse como mejor le convenga, no tendrá paz, ni encontrara una buena forma de vivir, porque su razonamiento no esta dirigido por el respeto a Dios y a cuanto por el fue creado, sino por una visión egoísta, colocándose como el centro del universo, mientras es incapaz de controlar su propio temperamento, sus emociones y sentimientos, siendo arrastrado fácilmente por las adicciones , su ambición y sus temores.

   La oración dejo de existir en sus vidas, no forma parte de su diario accionar, dejando de percibir la luz en las tinieblas, transitando ciegamente en una caverna formada con la ignorancia de lo mas valioso, el amor y respeto a para consigo mismo y para los otros.

   Cree que la ciencia y la tecnología le han de proporcionar lo necesario para una vida plena, se afana en aprender y conquistar, en estar a la vanguardia, ganar dinero   y poder, pero no ve que deja atrás las buenas relaciones, la oportunidad de compartir con otros, de dar y recibir sin condición de la misma forma como lo hacen los elementos del universo.   La lluvia no solo cae para una sola planta, un árbol no cobra por el alojamiento a las aves ni tiene que pedir permiso a la tierra para fincar sus raíces.   

La vida debiera ser como un jardín bien cuidado, donde se cultivaran flores hermosas, arbustos llenos de color, árboles  frondosos y no un sitio donde la basura se va acumulando.

   Retornar por la senda de la oración y la fe es la ruta correcta para un buen comportamiento, para aliviar los males de la sociedad que hoy esta gravemente enferma y así tener la oportunidad de gozar del amor y las buenas relaciones entre padres he hijos, entre amigos y vecinos, en consecuencia , vivir en un mundo mejor.




No hay comentarios:

Publicar un comentario