Entrada destacada

El hombre oso

va  Y conocí a una hermosa mujer de nombre Sofía, que era torturada constantemente por un demonio que la acompañaba.  Le pregunte do...

lunes, 7 de diciembre de 2015

Amigo

    De pronto me he percatado de que no tengo un verdadero amigo, las relaciones del pasado con los vecinos, compañeros de trabajo, colaboradores, en la escuela o en asociaciones no forman parte de mis amigos, tal vez porque no he sabido cultivar una amistad, tal vez porque hay algo que lo impide y que ahora se hace notorio, por primera vez tomó conciencia de que he estado acompañado moralmente únicamente por mis hermanos, mi hijo, mi madre.  Es triste saber que ha esta altura del camino, no hay un hombre o mujer que pueda decir que es mi verdadero amigo o amiga, porque las amantes se fueron cuando se fue la juventud y la prosperidad, lo mismo desaparecieron aquello que adulaban o que buscaban simplemente sacar algo de provecho, bien dicen que se vive en paz cuando ya no tienes frutos que regalar.
    En fin, no me puedo quejar porque soy el culpable de que así sean mis relaciones, fugaces apegadas a una negociación, un contrato, tal vez a un convenio no escrito pero entendido de antemano por conveniencia mutua.  No es tan malo como parece, me he acostumbrado a la soledad o, mejor dicho, la he buscado y la he alcanzado con empeño inagotable, fuente de mi tranquilidad, de la oportunidad para hacer lo que me place, aun cuando eso pueda ser destructivo, es mi deseo lo que impera y no las presiones, las críticas u opiniones de otros, es algo que no tiene precio y no envidio a quienes tiene que enfrentar a diario esas cosas en la toma de decisiones, en la actuación y en la obra que se diluye entre gente que dice comprender y que participa, incluso dice haber cooperado, ser un distinguido invitado y un verdadero amigo, convertido en juez y testigo, en constante participante en aquello que se considera importante, reuniones, festejos, velorios o cualquier otro evento considerado social. Eso es algo que no entiendo, no forma parte de mi repertorio, se perdió en algún sitio mientras transitaba por esta senda que me ha traído hasta aquí .
    Podría decir que soy un lisiado sentimental, con fractura y ceguera que no me permiten andar por los caminos de las relaciones amigables, aun cuando las he disfrutado intensamente cuando por momentos las he tenido, simplemente no las he sostenido por carecer de lo esencial para hacerlo, la tolerancia.  Es cierto, tengo que confesarme a mí mismo, he sido muy intolerante, me parece absurdo que alguien viva una relación aun cuando es tormentosa, cuando es violenta, vulgar o interesada, no admito la hipocresía, la traición, el engaño, las críticas tendenciosas o los episodios de celos, lo cual parece inevitable cuando  se tiene una relación muy cercana, que son las que verdaderamente lastiman cuando actúan de tal forma.   Tal parece, a juzgar por los resultados, mi proceder no es aceptable para quienes pudieran ser amigos, pero no les recrimino en lo absoluto, hicieron lo correcto, la censura era para mi, quien puede aguantar a un tipo que no tolera semejantes cosas tan humanas, en todo caso me hubiera adaptado a las circunstancias, aparentar que estaba de acuerdo, aplaudir, criticar sin llegar a lastimar, juzgar sin demasiado apego a la moral o a la justicia, eso se deja para los desconocidos, para quienes se consideran enemigos o por lo menos están fuera del grupo de amistad; pero no lo hice, lo siento mucho, me apena ser tan drástico y decir al pan, pan y al vino, vino  y llegue al final del camino comiendo mi propio pan y bebiendo mi propio vino en soledad, pero tranquilo, eso se los puedo asegurar.
  película   Mi mejor amigo 

No hay comentarios:

Publicar un comentario